Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Mapamundi gráfico

Un libro recorre en mil imágenes carteles, logos y señales

Apuntes de dos diseñadores muy viajeros. Han recorrido miles de kilómetros para dar una imágen icónica del planeta.

Carteles, rótulos, señales, logotipos... Diseño gráfico de los cinco continentes reunido, de forma divertida y espontánea, en un libro. A lo largo de 800 páginas aparecen mil fotos, que proponen una manera singular de recorrer el mundo. Su título -25.000 km de Signes- es un guiño a una forma de viajar "a la vieja usanza", según dice el periodista y diseñador Ramón Úbeda, encargado de la edición del libro. Y la dedicatoria -"A Willy Fog"-, una declaración de intenciones. Con esta publicación se celebran además los 25 años de Signes, empresa que recibió el Premio Nacional de Diseño 2006 y que ha sido responsable de la identidad corporativa de entidades como Auna, Acciona, Price Water House Coopers o La Caixa.

Lluís Morón y Carmen Revilla, dueños de la empresa y autores del libro, dejan constancia de su faceta de fotógrafos y viajeros incansables. Patearon el globo en busca de imágenes, del parque Kruger a Ciudad del Cabo, de las cataratas Victoria a Bangkok, Hanoi, Tokio, Melbourne, La Habana, Nueva York, Oaxaca, Buenos Aires, París, Barcelona... Ordenadas por continentes, aparecen imágenes como un letrero de Coca-Cola en árabe en el pueblo de N'Koob (en Marruecos), un muñeco Michelin pintado en una fachada de Mopti (en Malí) o un toro de Osborne en el cartel luminoso de un restaurante de Kioto (Japón) llamado Alcázar.

Su método de trabajo "consiste en llegar a una pescadería de Estambul y, en lugar de pedir una merluza, ponerse a negociar la compra del rótulo del establecimiento", cuenta Ramón Úbeda. De hecho, "los trofeos que luce en la pared de su garaje ilustran la portada de este libro".

Pero los autores son más que meros recolectores de imágenes. En el libro, pequeño y manejable, incluyen además sus apuntes de viaje, dibujos a mano y reflexiones personales sobre cada destino. Así, recogen anécdotas y hasta correos electrónicos que les enviaban amigos desde España. Los moáis de la isla de Pascua, las navidades en Londres o los gestos que hacen los italianos con las manos mientras hablan se comentan y dibujan. O se relatan historias curiosas como la del primer semáforo, que está en Buenos Aires y data de 1868. "En España, el primer semáforo se instaló en Madrid en 1926, en la esquina que forman la calle de Alcalá con la Gran Vía", apuntan.

La idea de unir diseño gráfico y viajes no es nueva. Para dar un ejemplo, hace algunos meses se pudo ver en el Matadero de Madrid una exposición comisionada por el diseñador America Sánchez titulada Tutti frutti que reunía 200 carteles del mundo.

- Signes (www.signes.es).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de noviembre de 2007