Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La exigencia del euskera complica la falta de médicos especialistas

La oposición puntúa casi igual el idioma que todos los méritos científicos

La falta de médicos especialistas se ha convertido en un problema acuciante para todos los sistemas de salud. Las comunidades autónomas se los rifan y algunas incluso han empezado ya a captar médicos extranjeros. Si esa carencia resulta estructural, en el caso de Euskadi la situación se complica todavía más por la exigencia administrativa que tienen los facultativos de saber euskera. Algunos más que otros. Los más obligados son los pediatras, por estar en contacto con la población con mayor porcentaje de bilingües, los niños. Esa exigencia ha supuesto que conocer el euskera puntúe en las oposiciones que convoca Sanidad casi lo mismo que los méritos científicos acumulados durante años de profesión, cerca del 10% del total de puntos en juego.

Pediatría es una de las siete especialidades básicas en que Sanidad reconoce que sufre un déficit de especialistas, problema que las exigencias lingüísticas han terminado por agravar. Sólo en Álava, la provincia menos euskaldún, una de cada cuatro plazas de esta especialidad ha tenido que ser cubierta por un médico de familia.

En una carta remitida a EL PAÍS, el presidente de la Asociación Española de Cuidados Intensivos Pediátricos, Juan Casado Flores, mostraba el pasado 20 de octubre su "sorpresa y pesar" por esta circunstancia. Casado, una autoridad nacional en pediatría, se topó con esta valoración del euskera hace unos tres meses, cuando se le requirió para que formar parte de un tribunal que debía seleccionar a cuatro especialistas en niños enfermos críticos para los hospitales de Cruces y Donostia. "Un médico especialista que sepa euskera, siendo deseable tener este conocimiento, pero sin ningún otro mérito, tiene muchas más posibilidades de ser elegido para ocupar una plaza fija de especialista que el médico con mayor experiencia y reconocimiento en su área", se lamenta Casado, quien también es jefe de servicio del Hospital Niño Jesús, de Madrid, un centro que está especializado en cuidados intensivos pediátricos.

"Cuando me enteré de las bases de la oposición", recuerda Casado en declaraciones a este periódico, "discutí con los otros miembros del tribunal, porque me parecía desproporcionado otorgar 16 puntos al euskera frente a los 20 que se podían lograr con toda la carrera científica. La respuesta fue que no se podían cuestionar las bases porque era decisión del Gobierno vasco. Y yo lo que dije es que cuando tienes a un niño gravemente enfermo y hay que sacarle adelante, lo único que cuenta es tu pericia y conocimientos profesionales, no el saber más o menos euskera. Y si no, que se lo pregunten a sus padres".

En su opinión, el euskera puede ser "un idioma maravilloso", pero "nunca" tiene que resultar determinante a la hora de elegir a los mejores profesionales. "Me parece un empobrecimiento dar los mismos puntos al historial profesional y al euskera. Es que,en estas condiciones, ni el mayor experto mundial podría obtener plaza en Osakidetza si no sabe euskera. Resulta una locura".

También en una línea crítica con la valoración que se otorga al euskera en las oposiciones, la Sociedad de Medicina Familiar y Comunitaria-Osatzen está a la espera del resultado del recurso judicial que presentó contra las oposiciones de diciembre pasado. El título de medicina familiar suponía 13 puntos frente a los 16 que se otorgaban a la lengua vasca. Supone una diferencia que, según un portavoz de la citada sociedad, resulta "desproporcionada".

Oposiciones a médico en Osakidetza

- El baremo máximo asciende a 176 puntos. El propio examen otorga hasta 100 puntos. Es necesario obtener 50 o más para aprobar y pasar a la siguiente fase.

- Antigüedad profesional: un máximo de 40 puntos.

- Toda la experiencia y méritos en formación, docencia e investigación cuentan hasta 20 puntos. En este apartado, todas las publicaciones y ponencias a congresos otorgan hasta cuatro puntos; dominar el inglés, 1,5; ser catedrático de Medicina, 1,20, y la formación continuada (asistencia a cursos y el entrenamiento específico), seis puntos.

- Euskera. Existen dos perfiles lingüísticos (PL): el 1, que otorga ocho puntos y el 2, que supone 16. El PL 2 equivale al cuarto curso de la Escuela Oficial de Idiomas y un décimo curso de un euskaltegi (para obtener el título EGA hay que superar 12 cursos).

- Osakidetza reconoce que sufre un déficit de médicos en siete especialidades básicas: pediatría, psiquiatría, dermatología, endocrinología, cirugía pediátrica, cirugía torácica y cirugía vascular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de noviembre de 2007

Más información