Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tráfico de menores

Los retenidos matan el tiempo con la lectura de 'best sellers'

Un cura español que trabaja en una misión católica cercana a la comisaría de Abéché es el bibliotecario de los siete españoles detenidos. El sueño de África, de Javier Reverte; una biografía de Aníbal; León el africano, de Amin Malouf; un libro de sudokus; y El último judío, de Noah Gordon. Estos son los libros con los que matan el tiempo los siete tripulantes del avión.

Con la sensación de estar viviendo una situación kafkiana y de encontrarse en el fin del mundo, los siete españoles siguen bien, animados, se llevan estupendamente con los franceses, van todos vestidos igual, con pantalones y camiseta blanca, duermen en colchones en el suelo y las chicas que el otro día salían llorando en las imágenes de televisión vuelven a sonreír.

El cónsul español en Camerún, Vicente Más, volvió a visitar ayer a los tripulantes del 757 que llegó desde Madrid al Chad y encontró muy recuperado al grupo: "Están más preocupados por cómo estarán sus familias que por su situación. Todos me han mandado hoy algún mensaje y coinciden en el mismo tono, les dan ánimos y les piden que aguanten porque no están tan mal como parece".

"Son una piña", añadió la embajadora María Jesús Alonso, que ayer recibió a EL PAÍS y TV3 y contó su impresión sobre los últimos acontecimientos. "Estamos intentando que las autoridades del Chad respeten la presunción de inocencia de los españoles. Creemos que han actuado como mero medio de transporte ajeno a la ONG. Sabemos que se ha cometido un acto ilegal muy serio y que hay que respetar el proceso judicial abierto por el Chad. Tenemos toda la colaboración en asistencia consular, sabemos que se les está tratando con toda corrección".

Dolida por las críticas

Alonso se muestra dolida por las críticas recibidas por algunos familiares y medios en los últimos días y garantiza que Madrid ha hecho todos los esfuerzos posibles para mejorar la situación de los ciudadanos detenidos "sin interferir en el proceso". La embajadora cree que el Tribunal Supremo chadiano decidirá hoy enviar el expediente judicial a Yamena y que el traslado de los detenidos será cuestión de poco tiempo.

Sobre la posible revisión de la calificación del delito, que contempla la ley chadiana, Alonso prefiere no albergar demasiadas esperanzas. "Es una posibilidad, pero la manejamos con reservas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de noviembre de 2007