El humor negro de Juan Bas logra el Premio Euskadi para su 'Voracidad'

El jurado destaca su visión grotesca y lúcida de la sociedad contemporánea

Las aventuras de Pacho Murga, un bilbaíno pijo, venido a menos, buscavidas y amoral han conseguido el Premio Euskadi de Literatura en Castellano para su creador, el escritor Juan Bas (Bilbao, 1959). En Voracidad (Ediciones B), la segunda novela protagonizada por Murga, el jurado de los galardones que anualmente entrega el Departamento de Cultura ha destacado una escritura de "ritmo ágil, con voz propia y llena de agudas reflexiones", que ofrece "una visión grotesca y humorística y al mismo tiempo lúcida de la sociedad contemporánea".

El título de la obra ya apunta al afán bulímico que tiene "una sociedad que todo lo devora hasta consumirse a sí misma", añade el jurado en su fallo. "Supone una lectura satírica de la realidad contemporánea y de los productos mediáticos actuales", apostilla.

Pacho Murga fue también protagonista de la novela Alacranes en su tinta. Bas recuperó al personaje para protagonizar Voracidad. Su humor ácido se puso al servicio de un retrato demoledor de la España gobernada por la derecha, en el que aparecen el sexo, la televisión, la venganza y el amor por Internet. Su autor considera que tiene mucho de esperpento y de novela de costumbres, que resume como "un intento de vehicular el exceso en el contenido y la forma". Bas anuncia que las aventuras de Murga tendrán continuación en un tercera novela con la que pretende cerrar "una trilogía del exceso".

En la categoría de literatura infantil y juvenil ha sido galardonada con el Premio Euskadi Urtebete itsasargian (Elkar), de Miren Agur Meabe (Lekeitio, 1962). La novela está ambientada en 1936 en Garraitzeta, un pueblo de la costa vizcaína donde vive durante el primer año de la guerra civil el protagonista, un muchacho de 13 años. Por ese escenario van desfilando personajes de todo el abanico político y social, con numerosas referencias históricas y culturales entretejidas en el argumento.

La autora dedicó el libro a Garraitzeta, su Lekeitio natal. "En una situación violenta, el protagonista es capaz de construir un puente hacia el futuro haciendo frente a la vida", señala el fallo del jurado.

El premio de literatura en castellano está dotado con un total de 18.000 euros y el de literatura infantil y juvenil, con 14.500. Si las novelas ganadoras suscriben un contrato de edición en otro idioma recibirán además 3.353 y 2.475 euros, respectivamente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS