Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Bartoli hace la revolución romántica

La mejor 'mezzo' del mundo actúa en Madrid y Barcelona

Ahora que está en la cumbre de su carrera, Cecilia Bartoli (Roma, 1966), considerada la mejor mezzosoprano del mundo, ha alterado el orden de sus prioridades. Ya no le obsesiona tanto actuar en los grandes teatros del circuito operístico. Le preocupa más contribuir a popularizar la música clásica y a rescatar a grandes figuras del olvido. Bartoli, que el viernes actuará en el Teatro Real de Madrid, propone así ahora un viaje por el Romantismo de la mano de María Malibrán (1808-1836), mezzosoprano de origen español de intensa vocalidad y profunda individualidad, según sus propias palabras.

El homenaje de Bartoli a esta mujer que vivió al margen de los cánones de la sociedad de su época se refleja en un trabajo discográfico María (Decca) y en una gira de conciertos. Pero también en un tráiler-museo itinerante donde se exhiben 80 piezas de la diva; desde cartas hasta tazas y platos.

"Cuando canto tengo toda la paleta de colores en mi voz"

"María Malibrán era una auténtica precursora del divismo pop"

María Malibrán, que hizo sus pinitos en la composición, procedía de una influyente familia de músicos. Era "pasional, moderna, políglota, rozando el sistema y precursora del divismo pop", según Bartoli. La cantante italiana ha rescatado 16 piezas escritas por y para esta mezzosoprano del XIX, cuya voz era "un gran instrumento -podía cantar tres octavas- y de gran amplitud".

A Cecilia Bartoli no sólo le gusta la calidad de Malibrán como cantante; adora su modernidad y su capacidad para introducir cambios en el transcurso de la narración. "Al espectador de la época le costaba acostumbrarse al cambio de registros e inicialmente se mostraba desconcertado. Ella rompía los moldes establecidos y se volvía actriz a la hora de interpretar. Cuando la conocían quedaban fascinados por alguien tan singular. Cantaba como lo sentía, sin dejar de mostrar su especial carácter".

La gira española de Cecilia Bartoli con María Malibrán, la revolución romántica, comienza el próximo viernes en el Teatro Real y continúa el domingo en el Palau de la Música. La cantante abordará un programa en el que alternará composiciones de Donizetti, Rossini, Persiani, Hummel o Bellini. El resto de la gira española está programada para el mes de febrero. La mezzo estará acompañada por la orquesta La Scintilla, conjunto de instrumentos originales, constituido en la Ópera de Zúrich.

Cecilia Bartoli, de 41 años, dice encontrarse en un buen momento de su carrera como cantante. "Tengo la experiencia y la capacidad suficientes para saber qué es lo que quiero y cómo lo quiero hacer, porque después de más de 20 años trabajando sé que cuando canto tengo toda la paleta de colores posibles en mi voz. Ahora puedo pintar el cuadro que me dé la gana. Cuando empecé tenía dos o tres tonos, ahora los tengo todos. Y eso es algo que da una gran seguridad y una capacidad de elección impresionante". Se muestra segura de sí misma.

En su discurso lanza una crítica velada a los compositores actuales. "Mozart escribía para los cantantes de su época. Resulta bastante inexplicable que los autores de ahora no compongan para los intérpretes del momento. En el mundo del pop eso no ocurre y no entiendo porqué pasa en la música clásica. Hay voces muy buenas para las que se podrían escribir magníficas partituras".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de octubre de 2007