Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre de la UE en Lisboa

Zapatero: "España fue la que más escaños perdió en Niza y ahora es la que más gana"

El presidente del Gobierno, "especialmente satisfecho" de corregir la situación que dejó Aznar

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, concluyó el Consejo de ayer doblemente satisfecho. En primer lugar, porque los Veintisiete habían aprobado el Tratado reformado que sacará a la UE del punto muerto provocado por el fracaso de la Constitución europea. Pero también, "muy especialmente", porque España "va a ganar cuatro europarlamentarios" en el nuevo reparto de escaños acordado en Lisboa. "En Niza, fuimos los que más perdimos y ahora España es el país que más gana", constató el presidente del Gobierno.

Zapatero añadió que este resultado enmienda, al menos en parte, la situación que dejó su predecesor en La Moncloa, José María Aznar, cuando, el año 2000 en Niza, renunció a 14 euroescaños, luego reducidos a 10, para obtener más votos en el Consejo Europeo. Éste es el órgano decisorio máximo de la Unión, pero la iniciativa y el poder de codecisión del Parlamento crece de manera notoria.

El Consejo informal de Lisboa ha elevado, en efecto, hasta 54 los 50 eurodiputados que en estos momentos corresponden a España. Francia, que actualmente tiene 72 eurodiputados, obtiene dos adicionales, y el Reino Unido e Italia, que también tienen 72, uno cada una. El meollo de la cumbre ha girado, precisamente, en torno a la ampliación en un escaño del Parlamento, que pasa de 750 a 751 eurodiputados, para satisfacer la demanda de un representante más sostenida por Italia, porque en la propuesta de reparto avanzada por la Eurocámara no se le daba ninguno y perdía la paridad con respecto a los otros dos grandes. Polonia se queda con los 51 escaños que ya tiene.

También Zapatero hizo concesiones en este tema, ya que claramente podía haber pedido un eurodiputado más en el momento en que se le dio el adicional a Italia, pues esta solución rompía la "proporcionalidad decreciente" con respecto a la población en que se basa el reparto. Cada eurodiputado italiano corresponde ahora a 804.829 habitantes, mientras que el eurodiputado español representa a 810.333 ciudadanos.

Por otra parte, tras haber anunciado que el Tratado de la UE no sería aprobado si no se cerraba el reparto de escaños con un mínimo para España de cuatro adicionales, España admitió ayer una solución intermedia, por el que, resuelto el problema italiano y alcanzado el acuerdo político para la distribución del resto, el reparto detallado final ha quedado pendiente de una decisión posterior del Consejo sobre una propuesta que debe hacer el Parlamento. Ese arreglo final se hará el día 13 de diciembre, coincidiendo con la firma del Tratado.

Fuentes gubernamentales explican que los cuatro eurodiputados españoles están garantizados y cubren suficientemente las expectativas, de manera que resultaba imprudente plantear una batalla por uno más con el riesgo de hacer fracasar todo el consenso. El objetivo primordial de la cumbre era aprobar el Tratado, según destacó el propio Zapatero, que proclamó que "un tiempo de turbulencias para Europa ha quedado atrás" como consecuencia de este paso.

El presidente destacó que el Tratado da a Europa la solidez y agilidad que necesita para funcionar con 27 miembros, sobre todo en el plano exterior. Insistió también en la importancia de la Cumbre UE-África, que se celebrará en Lisboa el próximo 8 de diciembre, y dijo que había hablado del tema con el primer ministro británico, Gordon Brown, durante el desayuno de trabajo que mantuvieron ambos. "Lo que España quiere es que, el día que se abra esa cumbre, su primer objetivo sea la inmigración, para establecer una cooperación mucho más estrecha con los países africanos, tanto en seguridad como en desarrollo, y, por supuesto, con políticas de repatriación", afirmó el presidente.

El primer ministro británico invitó a Zapatero, según fuentes españolas, a cooperar en una serie de "programas concretos" para extender la sanidad y la educación en África. Los dos mandatarios, que se conocieron ayer personalmente, acordaron, además, intercambiar visitas bilaterales en un futuro próximo.

LA RUTA HACIA EL PACTO DE LISBOA

Diciembre de 2000. Los países miembros pactan en Niza un Tratado que reforma las instituciones

Octubre de 2004. Los Gobiernos firman el Tratado que establece la Constitución Europea

Primavera de 2005. Francia y Holanda rechazan por referéndum ratificar el Tratado

Enero de 2007. La presidencia alemana impulsa un nuevo Tratado más "ligero"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de octubre de 2007

Más información