Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP duda de que el presidente tumbe el plan del 'lehendakari'

El PP no se fía de José Luis Rodríguez Zapatero. En la sede central de esta formación saltaron todas las alarmas la semana pasada cuando el presidente dijo: "La derecha quiere confrontación incluso en lo que estamos de acuerdo", esto es, en rechazar el referéndum que propone Juan José Ibarretxe. Hay que combatir esa idea, concluyeron en los maitines de la semana pasada -ayer no hubo-. Desde entonces, el PP dedica todos sus esfuerzos a desmarcarse claramente del Gobierno e intentar demostrar que no confía en que realmente rechace el nuevo plan Ibarretxe.

Ayer lo hizo hasta por cuatro frentes: Mariano Rajoy, Ángel Acebes, Jaime Mayor Oreja y José María Aznar. Acebes se encargó de exponer públicamente esa desconfianza: "Zapatero debe rectificar todas las expectativas que ha generado esta legislatura entre los nacionalistas más radicales y los independentistas. Debe rectificar su declaración solemne en el Congreso, y decir que el derecho a decidir es de todos los españoles y no de una parte", insistió. Si no lo hace, y si hoy en el Congreso vota contra la ilegalización de ANV que ha propuesto el PP, este partido entenderá que Zapatero deja alguna puerta abierta y sigue "con su técnica de decir una cosa y la contraria".

Rajoy, mientras, exigió a Zapatero que le diga que no a Ibarretxe "por convicción y no porque tenga miedo a perder las próximas elecciones generales o porque muchos españoles le critiquen".

Mayor Oreja, ex ministro del Interior, miembro de maitines y portavoz en el Parlamento Europeo, fue aún más lejos en su desconfianza: "Dicho en términos brutales, el proyecto de Zapatero cuenta con ETA. Zapatero ha hecho una unión temporal de empresas con ETA. El objetivo de la empresa Zapatero es una España irreconocible, radicalmente distinta de la constitucional, una segunda transición, en la que los valores más tradicionales, cristianos, sean sustituidos por otros, que no tengan nada que ver con lo que ha sido siempre. El de la empresa ETA es la España rota. Se pueden poner de acuerdo en algunas cosas", aseguró en una entrevista con La Voz de Galicia.

Mientras, el ex presidente Aznar, desde Salamanca, acusó a Zapatero de pactar a la vez con el Gobierno que él presidía y con ETA: "Había un pacto de Estado que tenía arrinconada a la banda criminal. Hubo quienes firmaron ese pacto y luego no fueron leales a él. Públicamente, lo traicionaron cuando llegaron al poder. Pero la deslealtad empezó antes. Según hemos sabido, ya estaban en tratos con los terroristas cuando se sentaban con el Gobierno de la nación que lo presidía para pactar cómo derrotarlos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de octubre de 2007