Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jacobo Siruela reedita la biografía más completa sobre el tercer duque de Alba

Fernando Álvarez de Toledo, tercer duque de Alba, tenía la triste fama de ser un "comeniños" y un decapitador compulsivo que firmaba con cierta alegría las sentencias en el Tribunal de Tumultos de Flandes del siglo XVI, enviado allí por el rey Felipe II ante la revolución de los flamencos. Desde ese momento, hasta entrado el siglo XX, la historia le ha retratado como un noble español que daba el perfil del "malo de la película".

La editorial Atalanta, dirigida por el descendiente del duque, Jacobo Siruela, reedita ahora El gran duque de Alba, publicada en los años ochenta por el historiador estadounidense William S. Maltby a partir del Epistolario de Álvarez de Toledo, que arrojaba luz sobre su pensamiento político y militar. Un total de 3.000 cartas que, pese a no tocar temas personales, permiten reconstruir el ser y el sentir del Gran Duque y su tiempo.

"No se trata de hacer apología, sino de reinsertarlo en la historia", explicó ayer Siruela. "En realidad, era un hombre trágico, atormentado por la gota, sólo en un país que se le subleva y arruina, y además olvidado por el rey. A pesar de todo, con más de 60 años, se sobrepone y continúa luchando".

Los historiadores Fernando García de Cortázar y Ricardo García Cárcel, que presentaron ayer el libro junto a Jacobo Siruela en el Palacio de Liria, coinciden en definir al duque como un "hombre contradictorio" (xenófobo con italianos y franceses, al mismo tiempo que cosmopolita, ilustrado con una educación renacentista y crítico con los intelectuales), que simplemente fue víctima de su lealtad casi enfermiza por el rey y que vivió en un momento de transición histórica importante y desgarrado.

Para García de Cortázar, la figura del duque "fue incómoda a lo largo de todo el siglo XX. En el franquismo no interesó porque era visto como un perdedor tras su paso por Flandes, a diferencia de otra figura, como Juan de Austria que murió pronto y como un triunfador".

Con la reedición esta obra, Atalanta inicia la colección Casa de Alba, que incluirá libros sobre los palacios de Liria -incluida una guía escrita por el propio Jacobo Siruela, que saldrá en 2009-, Dueñas y Monterrey, y, si los textos lo merecen, otras biografías de miembros de la familia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2007