Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Aprendices de astrónomos

Tres posgrados ofrecen a los estudiantes por primera vez formación especializada para investigar el cosmos

España es miembro de la Agencia Espacial Europea (ESA) y, por tanto, participa en todos sus telescopios espaciales. También acaba de entrar en el más selecto club internacional de astrofísica, el Observatorio Europeo Austral (ESO). Y además, está a punto de inaugurar un telescopio gigante, el Gran Telescopio de Canarias (GTC), con un espejo de más de 10 metros de diámetro. De estos tres hechos se desprende uno: España necesita -y necesitará cada vez más- astrónomos si quiere sacar partido a los instrumentos a los que tiene acceso. Entre los másteres oficiales que ofrecen formación en astrofísica destacan tres, de las Universidades de La Laguna, en Tenerife, Autónoma de Madrid y Complutense de Madrid, y de Barcelona.

Algunos programas incluyen contenidos sobre divulgación científica

"Lo que más me ha fascinado ha sido descubrir el Sol. Parece algo cotidiano y no tenemos ni idea. Ver su superficie llena de particularidades... Ha sido como descubrir un mundo nuevo". Quien así habla es Alberto Molino, 27 años, físico especialista en óptica y uno de los 22 alumnos que el año pasado comenzaron el máster que ofrece la Universidad de La Laguna (ULL) en colaboración con el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). Alberto ya ha conseguido una beca de formación de personal investigador -del Ministerio de Educación y Ciencia- para desarrollar la tesis en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA).

Su compañera Alba Fernández, de 25 años, hizo Física para ser astrofísica, pero no supo lo que era observar hasta que llegó a Canarias el año pasado. Ahora trabaja en un proyecto sobre nebulosas bipolares y ha podido participar en la construcción de uno de los instrumentos del Gran Telescopio de Canarias. "Lo mejor es que se ve cómo es el trabajo de verdad", dice. El nuevo esquema común europeo de títulos universitarios incluye el máster oficial dentro de los posgrados. En el caso de astrofísica se pretende que los nuevos másteres tengan un valor añadido: "El objetivo es que los alumnos salgan con buenos perfiles profesionales, que adquieran capacidades útiles a la hora de trabajar, no sólo conocimientos", explica Evencio Mediavilla, coordinador del máster de La Laguna.

Tanto este máster, como el que ofrecen conjuntamente la Autónoma y la Complutense de Madrid, empezaron el pasado año. Todos se dirigen a estudiantes de Física, pero también de otras ciencias o de ingenierías. Duran uno o dos años, pero depende de la formación inicial del alumno (las universidades analizan cada caso). En Madrid y La Laguna, el máster es exclusivamente sobre astrofísica. En el campus canario se han diseñado especialidades concretas para distinguir entre el perfil orientado a la investigación u otros, como el de especialista en instrumentación. En Madrid hay asignaturas optativas y se sugiere al estudiante cuáles cursar en función de su interés. Ambos destacan un nuevo tipo de perfil, hasta ahora poco habitual en la formación de los científicos españoles: el de comunicador o divulgador de la ciencia. Para ello, en La Laguna se imparte una asignatura sobre comunicación de resultados científicos y didáctica de la Astronomía, en colaboración con el Museo de la Ciencia y el Cosmos de Tenerife (los estudiantes pueden poner a prueba sus dotes como divulgadores en este mismo museo).

Y también incluyen prácticas, en colaboración con empresas. "Éste es un punto importante de nuestro máster. En Madrid el sector espacial es importante", señala Rosa Domínguez, coordinadora del máster de la UAM. Este máster se encuadra en las redes de investigación de astrofísica y espacio de la Comunidad de Madrid, en las que están integradas gran parte de las instituciones y empresas de este sector en la Comunidad.

En cuanto a observaciones, los estudiantes de Madrid acceden al observatorio hispano-alemán de Calar Alto, en Granada, y a las instalaciones no profesionales de las propias universidades. En La Laguna, las prácticas obligatorias llevan a los alumnos a los observatorios del Teide, en Tenerife, y del Roque de los Muchachos, en La Palma. Además, este curso incluye otras prácticas en el laboratorio; en el centro de cálculo del IAC -al que se tiene acceso las 24 horas-, y en el nodo de la Red Nacional de Supercomputación en La Palma. Otra actividad consiste en desarrollar un proyecto en colaboración con estudiantes de otras universidades "preferentemente de habla inglesa", según se explica en la página web del máster de La Laguna. Este año, los alumnos diseñaron una misión espacial en colaboración con la Universidad de Southampton (Reino Unido).

En la Universidad de Barcelona, el máster es de Astrofísica, Física de Partículas y Cosmología. "Tiene una salida dirigida fundamentalmente a la investigación en universidades, institutos u observatorios, normalmente, a través de un doctorado", explica su coordinador, Eduard Salvador. Aunque también hay contenidos más aplicados. Además, los alumnos desarrollan un trabajo práctico de investigación y tendrán acceso al Observatorio Astronómico del Montsec. Las clases se imparten en inglés, catalán o castellano.

Los precios de estos másteres son establecidos por las universidades, dentro de una horquilla que establecen las administraciones, y rondan los 1.680 euros al año. Todas las universidades informan sobre becas.

EN OTRAS UNIVERSIDADES

Universidad de Valencia. Máster de Física Avanzada con la especialidad de Astrofísica.

Universidad de Granada. Máster de Métodos y Técnicas Avanzadas en Física con un módulo de Astrofísica.

Universidad de las Islas Baleares. Máster en Física con asignaturas de Astrofísica y Relatividad.

Universidad de Cantabria. Máster en Física y Tecnologías Físicas con especialidad de Astrofísica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de septiembre de 2007

Más información