Los jueces autorizan la excarcelación inmediata del 'violador del Vall d'Hebron'

La Audiencia afirma que no ponerlo en libertad, como pedía el fiscal, sería inconstitucional

Ha cumplido y ha de quedar en libertad. Así opina la Audiencia de Barcelona, que ayer autorizó la excarcelación para el próximo sábado del llamado violador del Vall d'Hebron. El fiscal había solicitado que siguiese entre rejas porque los equipos de tratamiento de la cárcel aseguran que puede reincidir, pero el tribunal entiende que eso sería inconstitucional. Los jueces también rechazan de plano tratar al violador como a un terrorista y aplicarle la llamada doctrina Parot del Tribunal Supremo para que pase 30 años en la cárcel, el máximo legal previsto en España.

José Rodríguez Salvador tiene 48 años y ha pasado más de 16 en la cárcel sin salir ni un día. Fue detenido en 1987, por violación pero al cabo de tres años se le concedió un permiso y cometió una larga ristra de delitos: 17 violaciones, entre consumadas e intentadas, tres agresiones sexuales y nueve raptos. Fue condenado a penas que sumaban 311 años y ocho meses.

Con el Código Penal de 1995 se le refundieron las condenas y se estableció que quedaría en libertad el 22 de septiembre de 2007. La decisión fue adoptada en 1999 por la Sección Quinta de la Audiencia de Barcelona y no fue recurrida por el fiscal. Es el mismo tribunal que ahora deniega alargar la estancia en la cárcel.

La Audiencia de Barcelona recuerda que en la firmeza de esa liquidación de las penas radica la diferencia entre el caso de Rodríguez Salvador del etarra Henri Parot, condenado por el Tribunal Supremo a 30 años de cárcel de cumplimiento efectivo. En el caso del terrorista se trataba de un expediente "vivo" de acumulación de condenas y fue durante esa tramitación cuando se fijó la fecha de su excarcelación.

Con el violador del Vall d'Hebron, existe una situación "definitivamente consolidada", dice la Audiencia de Barcelona. "Y desde luego tampoco parece razonable que un penado no sepa con certeza el límite de cumplimiento máximo efectivo de su pena", añaden, "pues en ese caso no tendrá garantizados derechos fundamentales". Por eso, el tribunal concluye que invocar el caso Parot sólo es "un mero instrumento sacado de contexto" por parte del fiscal.

El recurso ahora rechazado también invocaba el informe del psicólogo del programa de control de agresores sexuales en el que se dice que del perfil psicológico de Rodríguez Salvador se desprende que existe un riesgo muy alto de reincidencia. La Audiencia de Barcelona también rechaza ese argumento y recuerda que en España no existe ninguna previsión legal que permita alargar la condena a un preso por ese motivo y que, en esas condiciones, la justicia no puede "salvar lo que es una laguna legal o incluso una voluntad del legislador de no regular sobre la materia" por su difícil encaje constitucional.

José Angel Plaza, el abogado del violador, aseguró ayer que "en contra de lo que dice la Generalitat, a mi cliente nunca se le ofreció tratamiento. Todo el mundo se desentendió de él". Sin embargo, el departamento de Justicia de la Generalitat lo niega.

La excarcelación de Rodríguez Salvador ha desempolvado el debate sobre qué hacer con los violadores no rehabilitados que abandonan la prisión. Una comisión de 14 expertos de todos los ámbitos creada por la Generalitat y la fiscalía de Barcelona elaborará un informe con propuestas policiales, penitenciarias y médicas. La comisión, presidida por el ex fiscal José María Mena, se reunió por primera vez la semana pasada y rechazó la alternativa de la castración química propuesta este verano por el presidente francés Nicolás Sarkozy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de septiembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50