Osalan confirma los cuatro primeros casos de lipoatrofia en el País Vasco

Otros once están en estudio, nueve de ellos en una sede del Gobierno

El Instituto vasco de Salud y Seguridad Laboral-Osalan confirmó ayer los cuatro primeros casos de lipoatrofia semicircular en Euskadi, un trastorno benigno que afecta sobre todo a mujeres y que ya ha sido diagnosticado en 650 personas en todo España, 614 de ellas en Cataluña. Los primeros casos en Euskadi afectan a tres trabajadoras de Transportes Azkar en Boroa (Amorebieta) y a un empleado del Ayuntamiento de Vitoria.

La lipoatrofia semicircular ya está reconocida como accidente laboral -no implica baja-, aunque no es considerada enfermedad profesional debido a que no aparece en el catálogo que entró en vigor el pasado primero de enero. Se trata de un trastorno reversible que implica la pérdida de parte de tejido adiposo en la parte delantera de los muslos, por lo que afecta sobre todo a mujeres. Se manifiesta con pequeños hoyuelos en los muslos y se hizo conocida en España el pasado marzo, al sufrirla 165 trabajadores de Gas Natural en la nueva sede corporativa de la firma en Barcelona.

La confirmación de los cuatro primeros casos en Euskadi se produjo ayer, seis meses después de registrada la dolencia en Cataluña, comunidad que acumula ya 619 de los 650 casos detectados en España. De hecho, el País Vasco adaptó el pasado mes de agosto el protocolo elaborado por las autoridades sanitarias catalanas para identificar y prevenir este trastorno. La adaptación la hizo Osalan en colaboración con el servicio de Dermatología del Hospital de Cruces.

Nuevas investigaciones

La mayoría de los casos pendientes de estudio afectan a Guipúzcoa. Osalan sigue investigando siete posibles casos detectados en la sede administrativa que el Gobierno vasco tiene en San Sebastián, en la calle Andia. Fuentes del departamento de Justicia, Empleo y Seguridad Social informaron ayer de que el instituto de prevención ya dispone de los informes médicos, pero faltan los técnicos, indispensables para "confirmar o no la dolencia". En el caso de la sede del Gobierno vasco, fue un médico de cabecera quien identificó la dolencia en una empleada. Esta alertó entonces al resto de sus compañeras. En los últimos días han aparecido dos nuevos casos, uno en el mismo edificio del Gobierno y otro en la Diputación Foral de Guipúzcoa, con lo que ya son nueve en sedes administrativas. A estos habría que sumar otros dos que Osalan sigue investigando, uno en Eibar y otro en una empresa relacionada con la pesca, que el departamento no ha identificado.

El protocolo que se aplica recomienda a las empresas afectadas garantizar en sus dependencias unos valores de humedad relativa del aire de un 50% cuando haya problemas de carga electrostática. Recomienda también evitar la influencia de las instalaciones eléctricas sobre las mesas de trabajo de las oficinas, mejorando el aislamiento del cableado. Las medidas de prevención y atención de los protocolos catalán y vasco se incorporaron después de una investigación de 190 casos. El 90% de los afectados habían estado en contacto con superficies con mucha carga electrostática.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 14 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50