Reportaje:

Los guerreros chinos montan guardia en el Museo Británico

Soldados, acróbatas, aves, caballos y otras estatuas del mausoleo del primer emperador se reúnen en una gran exposición en Londres

Artefactos del excepcional mausoleo de Qin Shi Huangdi, primer emperador de China, ocupan, hasta el 13 de abril, una posición estelar bajo la cúpula de la antigua Biblioteca Británica, que domina el patio central del Museo Británico en Londres. Un grupo de soldados de terracota, de tamaño natural, monta guardia junto a sus respectivos caballos en un gran despliegue que también reúne figuras de acróbatas, hombres forzudos y funcionarios que entretendrían y cuidarían, en la ultratumba, el bienestar del mandatario que unificó los distintos reinos chinos hace 2.000 años.

El mausoleo del emperador Qin es el más importante yacimiento arqueológico. Se descubrió fortuitamente, en 1974, cuando un granjero que cavaba un pozo a las afueras de Xian, en el oeste de la actual China, desenterró una figura de terracota. Fue el principio de un extraordinario hallazgo: un ejército de 7.000 soldados de tamaño natural, alineados en trincheras en posición de alerta ante un eventual ataque. Cada figura preserva su distintiva fisonomía y viste el uniforme que corresponde a su determinada graduación militar. Unos hacen guardia a pie; otros montan en antaño carros de madera sujetando las riendas de los caballos. Son los hombres que debían velar por la seguridad del primer emperador chino y que, en una pequeña representación, vigilan amenazantes a los visitantes de la exposición del Museo Británico.

Las reliquias invaden la mítica Biblioteca Británica en la primera exposición montada bajo su cúpula

En las últimas décadas se han desenterrado figuras civiles y aves exóticas, algunas en bronce, en el vasto complejo de 56 kilómetros cuadrados de extensión. Dan fe de la obsesión del emperador por prolongar su vida en la ultratumba. Qin murió en el año 210 antes de Cristo, sin terminar su complejo funerario que ordenó construir 30 años antes y habiendo probado decenas de elixires para retrasar o evitar su ocaso. Viajó al más allá con funcionarios y escribas que velarían por el buen funcionamiento de su imperio. También con los acróbatas, saltimbanquis y forzudos que habían entretenido a la corte. Las aves exóticas podrían ser ejemplos de su fauna privada.

El Británico ha acercado a Londres 120 objetos rescatados del mausoleo, incluidos una veintena de figuras de terracota. Es un préstamo sin precedentes de las autoridades chinas y un importante avance en la creciente colaboración cultural y económica entre Reino Unido y China. Apuntala el esfuerzo del actual director, Neil MacGregor, por prestar a otros países las colecciones del British y acoger en su sede muestras artísticas menos conocidas por los británicos.

Las reliquias de terracota invaden la mítica Biblioteca Británica en la primera exposición montada bajo su cúpula. Ordenadas en un circuito en espiral, cuentan la historia de la creación de la nación china por un tirano y gran estratega que venció a sus rivales con armas, ordenó construir la Gran Muralla y aseguró la unificación del país imponiendo un único código legal, una caligrafía uniforme y una moneda común. "Creó lo que hoy conocemos como China, la más antigua entidad política del mundo", asegura MacGregor.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Guerreros de terracota en la exposición del Museo Británico.
Guerreros de terracota en la exposición del Museo Británico.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS