Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yahoo! se sienta en el banquillo por ayudar a China a espiar a disidentes

Los datos entregados por la compañía al Gobierno llevaron a dos activistas a la cárcel

La disidencia política china ha conseguido sentar esta semana en el banquillo de los acusados a Yahoo!, el segundo buscador de Internet más importante del mundo. Dos ciberdisidentes chinos -encarcelados y condenados a cumplir 10 años de prisión por críticas al Gobierno- y sus familiares acusan al gigante de Internet de colaborar con la tortura y violaciones de los derechos humanos. Yahoo! reveló los datos de los dos activistas a las autoridades locales, algo que, según la empresa, hizo en cumplimiento de la ley china. El juicio se celebra en EE UU.

Wang Xiaoning, de 56 años, fue condenado en septiembre de 2003 a diez años de cárcel por "incitación a la subversión del poder del Estado". A raíz de su encarcelación, precisa la denuncia interpuesta por su esposa Yu Ling en EE UU, sede de la compañía, el disidente ha sido torturado. Su delito fue difundir a través del correo electrónico un boletín en el que sugería una apertura democrática del país.

El otro ciberdisidente es Shi Tao, de 38 años, redactor jefe de un periódico económico del sur de China. Tao fue condenado en abril de 2005 a diez años de prisión por difundir "secretos de Estado", después de haber revelado en un correo electrónico una consigna del Gobierno chino que alertaba contra las celebraciones del 15 aniversario de la masacre de Tiananmen, el 4 de junio.

La filial en Hong Kong de Yahoo! entregó a las autoridades chinas las direcciones IP -la huella digital que identifica cada ordenador- desde donde habían sido transmitidos los mensajes. Esto permitió localizar a los dos ciberdisidentes que, poco después, fueron condenados y encarcelados. El pasado mes de abril la esposa de Xiaoning denunció ante un tribunal de San Francisco (California) a la compañía estadounidense por colaborar con las autoridades chinas y revelar datos personales. Una demanda a la que se sumó Tao.

Cumplir con la ley local

Yahoo! se sienta ahora en el banquillo de los acusados. En el juicio, que comenzó el lunes, la empresa ha reclamado que se desestime la demanda. El gigante de Internet ha criticado en un comunicado que el juicio tiene un carácter "político" y que su filial china cumplía con la legislación local. "No podemos asumir responsabilidades por actos independientes del Gobierno chino sólo porque nuestra subsidiaria en este país obedeciera una petición legal de este Gobierno para conseguir pruebas en una investigación", declararon los representantes de Yahoo! durante el juicio, según informa Efe.

La compañía aseguró que se solidariza con los encarcelados y sus familias pero declaró que "debieron asumir los riesgos cuando se implicaron en actividades que, saben, violan la ley china". Michael Callahan, responsable de Yahoo!, explicaba estos días a través del blog de la empresa [un diario digital] que no tenían "información sobre la naturaleza de la investigación". "Condenamos toda represión de la libertad de expresión, en China y en el resto del mundo. Lo hemos puesto en conocimiento del Gobierno chino, pero cuando una empresa estadounidense desembarca en China se enfrenta a un dilema: conformarse con la ley o largarse", sigue Callahan.

La denuncia interpuesta por los Xiaoning y Tao y sus familiares ha sido apoyada por varias organizaciones de defensa de los derechos humanos, como la estadounidense World Organization for Human Rights [Organización Mundial por los Derechos Humanos] , que critica la supuesta colaboración de Yahoo! con las autoridades chinas en la detención de ciberdisidentes. China tiene el mayor número de personas encarceladas por atacar el régimen comunista a través de Internet, 52 de un total de 68 personas en todo el mundo, según la ONG Reporteros sin Fronteras.

Esta organización advierte además que el pasado 21 de agosto una veintena de empresas que albergan blogs en China -entre ellas Yahoo! y Messenger- firmaron un Pacto de autodisciplina. Este acuerdo las obliga a censurar ciertos contenidos y a identificar a sus autores. Los principales portales de Internet que operan en el mercado chino asumen esta censura y criban los resultados de las búsquedas.

La censura en el país asiático es ahora más fuerte que nunca, según denuncian las organizaciones de derechos humanos. El Gobierno ha cerrado periódicos, ha purgado a varios de sus directores, ha encarcelado a periodistas -en 2006 había 32 encarcelados en este país, según el Comité para la Protección de los Periodistas-. También se han incrementado los controles en Internet e instalado filtros para espiar los mensajes de los móviles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de agosto de 2007