Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Terremoto en Perú

Cadenas solidarias

"Avancen rápido, rápido", no se cansan de repetir los policías que gestionan el tráfico de personas y vehículos que pasan por delante del Estadio Nacional de Lima. Con las actividades deportivas suspendidas, las explanadas que anteceden a las tribunas se han convertido en el principal punto de recepción de ayuda para las víctimas del terremoto. En la misma puerta empiezan varias cadenas humanas. Cientos de personas, entre policías, militares y voluntarios, trasladan los bultos, los clasifican, acumulan y embalan. Luego, otras cadenas se forman para cargar a la carrera los camiones que esperan turno para partir hacia Ica, Chincha y Pisco. En previsión de saqueos y asaltos en la ruta, todos viajan con policías armados.

Lima, que también fue sacudida por el seísmo, pero sólo sufrió daños menores, viene siendo generosa. Sólo ayer fueron despachados desde el Estadio Nacional hacia la zona del desastre 11 camiones cargados de agua embotellada, medicinas, alimentos, ropa, colchones y cocinas, entre otros bienes. Si no salieron más no fue por falta de carga, sino de vehículos. También se envió un buque, que ayer atracó en Pisco, con donativos de instituciones gubernamentales y empresas.

El presidente Alan García, que sigue dirigiendo las labores en el terreno, agradeció la colaboración recibida hasta el momento, tanto de los peruanos como del extranjero, e informó de que hasta ayer por la mañana habían llegado a Pisco 204 vuelos cargados de ayuda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de agosto de 2007