Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Irregularidades en las mutuas de trabajo

Mutua Universal defraudó 6,13 millones de euros en dos años a la Seguridad Social

Mutua Universal facturó a la Seguridad Social por servicios inexistentes y utilizó para ello a siete empresas vinculadas entre sí y a la propia mutua que habrían actuado de meras factureras. La cantidad no justificada asciende a 6,135 millones de euros durante los años 2005 y 2006 y se refiere a falsos gastos por asistencia médica a trabajadores en baja laboral de empresas asociadas, que Mutua Universal habría pretendido endosar a la Seguridad Social.

Siete empresas vinculadas entre sí y con la mutua son sospechosas de actuar como meras 'factureras' en favor de ésta

La entidad facturó por servicios médicos a trabajadores en baja laboral que en realidad no fueron prestados

El informe de la Intervención General correspondiente a 2005 y 2006 refleja "graves irregularidades de gestión"

Éste es el pliego de cargos que la Intervención General de la Seguridad Social, el organismo encargado de controlar las cuentas de este organismo y de las mutuas, ha enviado a la Fiscalía Anticorrupción, a la Intervención General de la Administración del Estado y al Tribunal de Cuentas a mediados del pasado julio.

Y es la base sobre la que Anticorrupción ha planteado una querella ante un juzgado de Barcelona contra Mutua Universal, aunque no se descarta que haya habido otras denuncias que podrían elevar el fraude total. Anticorrupción ha apreciado un posible delito de malversación de caudales públicos. El pasado miércoles, la policía registró la sede de la mutua en Barcelona y se incautó de material informático sin practicar detenciones.

La Intervención considera que se trata de "graves irregularidades de gestión" que podrían derivarse en otras responsabilidades. Y determina que esos 6,135 millones de euros que Mutua Universal pretende facturar a la Seguridad Social "no deben ser soportados por el Presupuesto" de ésta "debido a las irregularidades que afectan a su justificación".

La tercera del sector

Mutua Universal es la tercera del sector en España, por detrás de Fremap y Asepeyo, y tiene como asociadas un total de 147.416 empresas en toda España y 1,57 millones de trabajadores cubiertos a junio de 2007. Como todas las mutuas, se trata de una asociación empresarial sin ánimo de lucro, cuyo fin es colaborar con la Seguridad Social en la asistencia por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y en la gestión de la prestación por baja laboral por enfermedades o accidentes no laborales (contingencias comunes). Se financian a través de las cuotas empresariales a la Seguridad Social.

La Intervención de la Seguridad Social empieza por destapar el complejo entramado de empresas del que se sirve Mutua Universal para sus funciones. Son siete empresas las que están reflejadas en el informe de auditoría, "relacionadas entre sí y con la propia mutua". La mutua las ha utilizado en la gestión de los trámites para las bajas laborales por contingencias comunes, sin que el reparto de funciones esté claro.

Con tres de estas empresas (Proyectos Sound, Pauta Systems y Perplex Gestión y Desarrollo), Mutua Universal funcionaba con facturas por servicio prestado. La Intervención se ha encontrado con importantes deficiencias en esos documentos. "Como justificante del gasto realizado y de los servicios prestados", dice el informe, "se aporta únicamente la relación de trabajadores atendidos, en la que exclusivamente figura la fecha de baja por incapacidad temporal, sin detalle de la fecha de prestación de los servicios facturados, ni de las empresas a las que pertenecen dichos trabajadores".

Sin explicación

La conclusión parece clara. "La Mutua no ha sido capaz de aportar a la auditoría explicación con la mínima e imprescindible actividad probatoria de que los servicios facturados hayan sido realmente prestados". La Intervención de la Seguridad Social pide explicaciones a estas empresas al respecto. Perplex no aporta documentación alguna y Pauta System alega la destrucción de los ficheros y dice incluso que ha subcontratado algunos servicios.

El informe se detiene en el caso de Proyectos Sound, la tercera de las empresas que colaboran con la mutua. Para abundar en la idea de que se trata de empresas sin contenido real, que se limitan a emitir facturas por servicios no prestados en beneficio de Mutua Universal dice: "Parece difícil que dicha empresa con cuatro centros de trabajo (La Rioja, 10 trabajadores; Madrid, 8; Navarra, 2; y Teruel, 1) pueda dar cobertura a trabajadores de empresas asociadas de, al menos, 20 provincias distintas", dice el informe. Esta empresa ha elevado de un año para otro la tarifa aplicada a Mutua Universal, de 50 a 100 euros por servicio, algo que la Seguridad Social dice que está un 70% por encima de la media del sector.

La segunda de las modalidades es una especie de forfait tarifario por asistencia médica integral durante todo el proceso de baja laboral, desde la primera visita hasta el alta médica. Bajo esta fórmula estaban también Proyectos Sound y Perplex, además de Centros Canarios Medicina Salud, Medigest Salud, Centros Sanitarios General y Centros Catalanes Medicina y Salud.

Al igual que el caso anterior, la Intervención de la Seguridad Social concluye que "no ha quedado demostrado ni por la mutua ni por dichas empresas la efectiva prestación de servicios facturados, no quedando acreditado ante la auditoría que la facturación sea procedente y, por tanto, su repercusión a las cuentas y al presupuesto de gastos del Sistema de la Seguridad Social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de agosto de 2007