_
_
_
_

Los científicos lamentan que no se apliquen los avances contra el VIH

Los organizadores de la IV Conferencia Internacional sobre Patogénesis y Tratamiento del VIH, inaugurada ayer en Sidney (Australia) ante casi 7.000 expertos de más de 130 países, lamentaron que los avances sobre el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) no se estén utilizando a efectos prácticos. "La ciencia nos ha dado los instrumentos para prevenir y tratar el VIH de forma efectiva, pero el hecho de que no hayamos trasladado aún esta ciencia a la práctica es un fracaso vergonzoso", manifestó Pedro Cahn, director de la Fundación Huésped en Argentina y copresidente de la conferencia, que desarrollará sus trabajos hasta el próximo miércoles.

Cahn hizo hincapié en las carencias de medicación y métodos preventivos que sufren los países pobres, y dijo que debe de ser una prioridad lograr el acceso universal a esos medios para 2010. "Menos de un tercio de las personas que viven con el VIH en países de ingresos bajos y medios tienen acceso a medicaciones que pueden salvarles la vida, y aún menos tienen acceso a servicios de prevención probados, como los preservativos o las jeringuillas estériles", indicó Cahn, que preside la Conferencia con el australiano David Cooper.

Más información
"El mundo está perdiendo la batalla contra el sida"

Acceso al tratamiento

El francés Michel Kazatchkine, director ejecutivo del Fondo Global para la Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, apuntó que sólo 2,2 millones de personas infectadas por el VIH en todo el mundo están recibiendo tratamiento. "Estos 2,2 millones que tienen acceso (al tratamiento) son sólo el 28% del total de personas infectadas en todo el mundo [que necesitan acceder al tratamiento]", advirtió.

Hasta ahora se han infectado casi 40 millones de personas con el VIH, aunque Kazatchkine indicó que "en 2015 serán 60 millones de personas si no se incrementa el esfuerzo en la prevención". También dijo que en 2007 se dedicarán a la lucha contra el Sida unos 6.800 millones de euros, pero consideró necesario que la cifra se duplique en 2008 (hasta los 13.000 millones de euros) y siga creciendo a partir de 2010, por encima de los 16.000 millones de euros. En este sentido, los expertos opinaron que la Conferencia de Sydney, aún siendo estrictamente científica, no debe de eludir aspectos políticos relacionados con el sida.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_