Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy promete reformas a cambio de aplazar el equilibrio fiscal hasta 2012

El presidente del Eurogrupo saluda a Francia por entrar en una "fase de ajustes profundos"

Con buenas palabras, el presidente francés se salió con la suya. Nicolas Sarkozy habló de introducir en "Francia un programa de reformas sin precedentes" y de "una aplicación inteligente del Pacto de Estabilidad", pero sobre la cuestión sustancial se mantuvo en sus trece. El líder francés reiteró ante los ministros de economía de los demás países de la zona euro su plan de alcanzar el equilibrio presupuestario en 2012, es decir, dos años más tarde de lo que habían pactado todos los ministros del Eurogrupo el pasado 20 abril en Berlín.

El presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, puso buena cara ante el torbellino Sarkozy y optó por destacar los aspectos positivos de la reunión. En la conferencia de prensa en la que presentó al presidente francés con notable deferencia, manifestó estar "contento por ver que Francia entraba en una fase de reforma profunda".

Antes Sarkozy se había despachado con un lenguaje grandilocuente en el que por el tono parecía el campeón de las reformas para lograr el equilibrio presupuestario, pero lleno de matices dando cabida a todas las interpretaciones. Así señaló: "No pido hacer retrasos para aplazar el esfuerzo para dominar las finanzas públicas, sino una interpretación inteligente y dinámica del pacto". Cuando confirmó el retraso en el logro del objetivo presupuestario también lo hizo con un mensaje positivo, "quiero ser realista y transparente", al reiterar la fecha de 2012. Pero también aseguró que si el crecimiento era superior a las previsiones, entonces se podría "llegar a la cita de 2010" para el equilibrio presupuestario.

Las palabras de Sarkozy fueron avaladas por Jean Claude Juncker, quien aseguró que "no habría un parón generalizado en la consolidación presupuestaria en Francia". El presidente francés anunció su propósito de alcanzar este año un déficit público del 2,4% este año y que para 2008 se situaría por debajo de esta cifra, pero no se comprometió a cuantificar la cuantía de la reducción. El resto de los países mantendrán sin embargo su compromiso de rebajar su déficit público 0,5 puntos cada año para alcanzar el equilibrio en 2010. Alemania incluso ha previsto alcanzar el equilibrio en 2009.

Plan de choque

Fuentes de la Comisión hicieron una lectura menos dramática de la reunión. Destacaron el compromiso de Francia de anticipar la presentación de su programa de Estabilidad para antes de octubre, aunque que ya se diera por descontado. También subrayaron que la voluntad de reducir el déficit aunque sin cuantificarlo era una mejora, respecto a lmanifestaciones anteriores en las que no se mencionaba este aspecto.

Sarkozy presentó durante su campaña electoral un plan de "choque fiscal" para la promoción del crecimiento y el empleo, basado en la reducción de los impuestos más progresivos, especialmente renta y sucesiones. Supondrá una reducción de los ingresos fiscales de 11.000 millones de euros, que la oposición eleva a 15.000 millones, y que se traducirá en un retraso de dos años el equilibrio presupuestario que los ministros de Economía, incluida Francia, habían previsto para 2010. El Gobierno francés prevé mantener este año y el próximo un déficit público del 2,5%, mientras que el resto de países mantienen el compromiso de reducción medio punto cada año.

Antes de empezar la reunión, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, manifestó que "Francia es una economía muy importante" pero también recordó que es muy importante que se sujete a una disciplina presupuestaria. El titular de Economía de Alemania, Peer Steinbrück, reiteró el compromiso del pasado abril en Berlín, impulsado por su país, que ostentaba la presidencia de la Unión.

Por su parte el vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía. Pedro Solbes, se mostró dispuesto a escuchar las explicaciones del líder galo, recordando que, tras su reforma, el pacto de Estabilidad, permitía interpretaciones más flexibles. Sin embargo, dijo que "había que ver si estos márgenes de flexibilidad eran los permitidos por el pacto".

Sarkozy desbordó las expectativas de algunos ministros como el titular de Economía de Holanda, Wouter Bos, quien antes de la reunión había manifestado su convicción de que "escucharía nuestros argumentos extremadamente razonables y racionales".

[El otro asunto por el que Sarkozy ha atraído lo focos sobre sí en los últimos días ha sido la propuesta del socialista Dominique Strauss-Kahn como sucesor de Rato al frente del Fondo Monetario Internacional. Ayer el consejo directivo del FMI estudió en una reunión informal la situación creada tras la dimisión de Rato. Por su parte, Solbes se mostró partidario de que el sucesor sea un europeo. En su opinión, antes de hablar de nombres, los 27 deben decidir el perfil del candidato].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de julio de 2007