Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:RAMÓN FÁBREGAS | Director de la investigación

"El Paleolítico de Galicia es un misterio porque es difícil conocerlo"

La búsqueda de los habitantes más viejos del país está en manos de un gallego. Ramón Fábregas (Lugo, 1957) es catedrático de Prehistoria en la Universidad de Santiago.

Pregunta. ¿Qué se sabe del gallego del Paleolítico?

Respuesta. La Prehistoria de Galicia es un misterio, porque aquí la investigación sistemática es reciente. En los últimos diez años se ha adelantado mucho, aunque quedan muchas lagunas. Sobre el Paleolítico se hacen investigaciones desde hace un siglo, pero el problema es que se necesitan más medios económicos que en otras etapas. De ahí que no se adelantara tanto como en el megalitismo o la cultura castrexa. El Paleolítico es peor conocido porque es más difícil de investigar.

P. ¿Qué esperan encontrar en O Courel y Os Ancares?

R. Si evaluamos lo encontrado en la zona de Monforte, podríamos hallar restos humanos que se remontarían a los 500.000 años. En Atapuerca los restos ya superan el millón de años. En el mismo complejo de Burgos hay un yacimiento en el que se están encontrando instrumentos líticos de factura humana que pasan también del millón de años de antigüedad. Es decir, que adelantar una antigüedad de 500.000 años al asentamiento humano en Galicia no es una exageración viendo lo que sucede a pocos cientos de kilómetros al este.

P. ¿Por qué son más antiguos los asentamientos humanos en Burgos?

R. Hay dos factores. Uno de prudencia por nuestra parte, hasta que las investigaciones nos muestren restos de más antigüedad. Y dos, porque tampoco hay que olvidar que si el poblamiento de la península ibérica vino atravesando el istmo pirenaico, Burgos está más próximo que Galicia a esta área de paso. Hay otros científicos que sostienen que el poblamiento humano más antiguo se produce por Gibraltar, pero estamos en lo mismo. En uno u otro caso, tiene lógica que los asentamientos en Galicia fuesen menos antiguos con respecto al sur de la península.

P. O sea que es poco probable que Galicia acogiera al ser humano más viejo...

R. Salvo que los primeros pobladores vinieran por mar desde América, cosa casi imposible.

P. ¿Cómo eran los primeros gallegos?

R. Como no tenemos restos humanos de aquí, tenemos que referirnos a lo que se ha hallado hasta ahora en Atapuerca. Serían seres humanos dentro de la especie homo antecessor, una derivación de los más antiguos homo erectus aparecidos en África.

P. Por los utensilios que empleaban, ¿tenían alguna diferencia con respecto al resto de la península?

R. No, no vemos diferencia.

P. ¿Es difícil convencer a la Administración para que financie una investigación sobre el Paleolítico?

R. Podría mostrarme como un héroe incomprendido, pero no es exactamente. Las autoridades y el gran público sienten cierta curiosidad hacia esos remotos orígenes, más que por lo que sucedió hace mil años. El problema es la disponibilidad de recursos, que son escasos y por los que competimos gente muy diversa.

P. ¿Qué se puede aprender en el siglo XXI de nuestros antepasados de hace casi un millón de años?

R. Una lección de modestia. La naturaleza influía negativa y positivamente en nuestros antepasados y ahora no estamos por encima de ella. El Paleolítico es un recordatorio de que estamos en el mundo no como propietarios, sino como realquilados y un día el dueño nos puede sacar una carta de expulsión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de julio de 2007