Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALBERTO NAVARRO | Secretario de Estado de Relaciones con Europa | Cumbre europea

"Necesitamos que Polonia se sienta a gusto en la familia europea"

Alberto Navarro (Santa Cruz de Tenerife, 1955) ha sido el hombre que ha llevado el fardo más pesado de las negociaciones en nombre de España para lograr un acuerdo sobre el Tratado de Reforma. Cree que el nuevo texto tendrá un impacto "mucho más importante de lo que la gente cree", y está convencido de que será un Tratado que durará muchos años.

Pregunta. ¿Cuántas horas durmió durante la semana de la cumbre?

Respuesta. Algunos días sólo entre tres y cinco horas.

P. ¿Cuándo fue el momento más difícil de la reunión?

R. La noche del viernes, cuando el presidente polaco, Lech Kaczynski, rechazó la oferta de la canciller Angela Merkel de aplicar el nuevo sistema de voto en 2014.

P. ¿Cuánto influyó Gordon Brown en la cumbre?

"Somos una gran mayoría los europeos que defendemos una Europa constitucional"

R. Yo creo que bastante, porque estuvo constantemente en contacto con Tony Blair por teléfono y permitió llegar a un acuerdo con el Reino Unido. También Merkel mantuvo varias conversaciones telefónicas con Brown.

P. ¿Fue una ambición desmedida plantearse la Constitución?

R. No. Ahora pude ser fácil ver las cosas así. Pero este sueño de la Europa política y constitucional sigue vigente. Somos una gran mayoría los europeos que seguimos defendiendo este ideal de una Europa política y constitucional.

P. ¿Cuáles son las dos innovaciones más importantes que introduce el Tratado de Reforma?

R. Primero, el sistema de voto por doble mayoría, que ahora tiene una doble legitimidad. En la toma de decisiones además de los Estados también se tendrá en cuenta a los ciudadanos. En segundo lugar, que se gana en agilidad. En muchas materias como la emigración, la energía o Justicia e Interior, los acuerdos se podrán tomar por mayoría cualifica, en lugar de la unanimidad.

P. ¿Está de acuerdo con lo que afirma Sarkozy de que se ha recuperado el eje franco-alemán al que se unen España y Reino Unido?

R. El eje franco-alemán nunca se ha roto. Pero yo hablaría más bien del eje franco-español, porque ha sido uno de los elementos que ha permitido desbloquear esta cumbre. Este eje arrancó con la propuesta de 12 puntos que José Luis Rodríguez Zapatero le hizo a Nicolas Sarkozy cuando le recibió en La Moncloa.

P. Con José María Aznar, España se alió con Reino Unido frente a Alemania y Francia. ¿Ahora con Zapatero, España recupera la relación con Londres y París?

R. Sí, sin duda. Zapatero lleva una política de construir alianzas y alcanzar acuerdos, más que la de bloquear propuestas. Zapatero y el ministro español Miguel Ángel Moratinos son muy respetados entre los líderes europeos.

P. ¿Cree que Europa ha cedido demasiado a Polonia?

R. No. Necesitamos que Polonia se sienta a gusto en la familia europea. Sería un problema que Polonia no se sintiera cómoda. Así ganamos todos.

P. ¿Cómo valora que Alemania renunciara a aplicar el nuevo sistema de voto hasta 2017?

R. Lo valoro muy positivamente. Me parece que ha sido una propuesta sabia por parte de Alemania.

P. El presidente checo, Vaclav Klaus, un conservador euroescéptico, está contento porque se ha ralentizado el tren de la construcción europea.

R. Creo que se equivoca. Este nuevo Tratado está cargado de futuro. Es un Tratado que facilitará mucho la toma de decisiones.

P. ¿El Tratado de Reforma es un paso hacia la Europa a dos velocidades?

R. Ahora ya existe. Hay la Europa del euro y la de Schengen, por ejemplo. Ahora los que queramos podremos avanzar solos en otros ámbitos como el de la energía, justicia y emigración.

P. ¿Con el carácter vinculante que adquiere la Carta de Derechos Fundamentales, Polonia podrá seguir hostigando a homosexuales y transexuales, o introducir la pena de muerte?

R. Yo creo que no. Porque introducir la pena de muerte iría en contra del nuevo Tratado. Con esta reforma se podría suspender, e incluso expulsar, a un país de la Unión, si introduce la pena de muerte por violar los principios y valores que imprimen la construcción europea.

P. ¿Hay que estar preocupados por la posibilidad de que Reino Unido convoque un referéndum para la ratificación del Tratado?

R. No creo que vayan a convocarlo, pero si lo hacen, sí que habría que preocuparse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de junio de 2007