Los marineros ven confirmadas sus sospechas

Las cofradías de la Costa da Morte han visto confirmadas sus sospechas sobre las secuelas a largo plazo del fuel en las vías respiratorias. Ningún marinero, que se sepa, "padece problemas serios o graves", destacan los patrones mayores de Fisterra, Lira o Caión, pero todos coinciden en la importancia de este estudio para que se tomen medidas preventivas en las tareas de limpieza cuando ocurra otro accidente.

"La gente debe saber que no se puede meter en las playas a sacar sin más precauciones el chapapote, y que los voluntarios no pueden actuar sin mascarillas ni trajes especiales", destaca el presidente de la Federación de Cofradías de Galicia, Evaristo Lareo.

"Hay que estar preparado para una próxima vez", remacha el patrón mayor de Fisterra, José Manuel Martínez. Y todos sus colegas, que participaron en una reunión el martes con los investigadores del hospital Juan Canalejo de A Coruña, garantizaron a los médicos que volverán a pasar las consultas que hagan falta para determinar si esas secuelas se han resuelto por sí mismas o permanecen crónicas en el organismo. "Son resultados muy interesantes, por cuanto es la primera vez que se preocupan de las consecuencias sobre la población, sobre nosotros, que estamos en primera línea cuando hay una marea negra", subraya Emilio Louro, de la Cofradía de Lira, en Carnot

a.

Los patrones del sur de la ría de Arousa no han recibido el resultado del informe, aunque centenares de mariscadores asociados a estas cofradías han participado en los muestreos, muchos de ellos con diversa sintomatología que podría estar relacionado con el contacto con el chapapote.

De la cofradía de O Grove, en plena marea negra un mariscador y una mariscadora ya manifestaron síntomas y tuvieron que ser trasladados al Juan Canalejo con un cuadro agudo de bronquitis y asma, según manifestó el patrón Francisco Iglesias. En A Illa, los miembros de la cofradía se someten a una revisión anual. El patrón, Benigno Chaves, cree que puede haber mucha gente con síntomas, pero no se relacionan con la marea negra. "Fueron muchos barcos y cientos de marineros", recuerda.

También el patrón de Carril, Fernando Franco, afirma que muchos socios de esta cofradía participaron en las labores de emergencia. Desconoce cuánta gente se sometió a las pruebas, y sospecha que las dificultades que tiene a veces para respirar están relacionadas con la catástrofe del Prestige.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 30 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50