Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigación sobre alteraciones en el ADN

El equipo de investigadores está inmerso ahora en la segunda parte del estudio, que consiste en averiguar qué alcance tienen los daños sufridos por los pescadores que estuvieron en contacto con el fuel y si éstos son reversibles. Los investigadores de A Coruña, Barcelona y Madrid intentan determinar si las sustancias tóxicas del hidrocarburo del Prestige han provocado alteraciones en el ADN de los marineros que sean persistentes e irreparables y que, por lo tanto, puedan incrementar el riesgo de padecer cáncer.

Para investigar estos "efectos genotóxicos", médicos y enfermeras del Laboratorio de Función Pulmonar del hospital Juan Canalejo de A Coruña recorrieron 17.500 kilómetros del litoral de Galicia entre julio de 2004 y febrero de 2005. Con una unidad móvil convertida en consulta y laboratorio, el equipo clínico visitó a 800 de los casi 7.000 marineros encuestados en la primera fase: 600 habían participado en la limpieza del vertido y otros 200 nunca habían estado en contacto con los hidrocarburos.

Los autores del estudio analizaron el funcionamiento del pulmón de los pescadores, recogieron muestras del aire exhalado y les extrajeron sangre. La doctora Gema Rodríguez Trigo, del Servicio de Neumología del Hospital Canalejo, explica que se optó por viajar a los lugares de origen de los marineros para asegurar que la participación fuera lo más amplia posible. Cada día y durante seis meses, una neumóloga y tres enfermeras salían rumbo a una localidad marinera para explorar a los pescadores, recién llegados de faenar o mariscar en la playa.

"La colaboración de las mariscadoras y marineros gallegos fue clave", remarca Rodríguez Trigo. "Pese a que pasaban dos horas en la unidad móvil respondiendo a una batería de cuestionarios y pruebas, el comentario más habitual era 'por fin alguien se acuerda de nosotros".

Con los datos recogidos, los facultativos pretenden determinar posibles alteraciones en las células pulmonares provocadas por las sustancias tóxicas que componían el fuel vertido por el petrolero griego.

El equipo de neumólogos, epidemiólogos, toxicólogos y expertos en genética considera que son "necesarias más investigaciones, de carácter longitudinal o de seguimiento, para definir el alcance y la posible reversibilidad de las alteraciones detectadas". Los investigadores tienen ya un proyecto para proseguir con este seguimiento de las consecuencias que el fuel del Prestige tuvo en la salud de quienes lucharon contra la marea negra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de mayo de 2007