Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero prometerá consenso a los agentes sociales para una reforma de las pensiones

Taguas: "No entiendo que exista el impuesto del patrimonio ni el de sucesiones"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quiere una reforma de las pensiones, pero con el compromiso de lograr el consenso de los agentes sociales. Éste será uno de los mensajes que Zapatero lanzará el lunes en la Bolsa de Madrid, durante la presentación de su primer informe económico. En él se hace un balance "no complaciente" y se señalan los objetivos a medio plazo.

Se trata de un acontecimiento inédito en la democracia española. Por primera vez, un presidente del Gobierno, en este caso Zapatero, ha preparado un informe económico anual que presentará el próximo lunes. Es una práctica habitual en países como EE UU o Japón, que en España, hasta ahora, no se había ensayado.

El formato es nuevo y con él, el Gobierno quiere airear sus logros en materia económica, bastante oscurecidos por la crispación política y la polémica de Endesa y la CNMV. El escenario elegido es la Bolsa de Madrid, ya que "es uno de los espejos de la actividad económica", explican en Moncloa.

Zapatero no quiere lanzar sus mensajes sólo a inversores, empresarios o financieros, también habrá guiños a la economía social, representada por la patronal y los sindicatos. A ellos les planteará, en su discurso del lunes, el compromiso de no abordar una reforma de las pensiones si no es mediante la concertación social.

El consenso como "decisión política" y para evitar situaciones como la producida con la reforma laboral del Gobierno del PP, el conocido decretazo, que el Constitucional acaba de echar abajo, precisamente por haberse intentado sacar adelante sin diálogo social.

¿Qué reforma de las pensiones quiere Zapatero? El informe no pone las cartas sobre la mesa al respecto. Únicamente dice que en 2007 la Seguridad Social volverá a tener superávit y señala el problema del envejecimiento de la población. Al respecto "resultará interesante evaluar los efectos de las reformas en Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Suecia".

Reforma laboral

Esas reformas consisten, sobre todo, en aplazar la edad de jubilación, aumentar el periodo de cálculo e, incluso, aplicar incrementos en las pensiones que no cubran toda la subida del coste de la vida. Esto último, como reconoció el responsable de la Oficina Económica del Presidente, David Taguas, en España no se puede hacer.

Otra de las reformas de contenido social es la laboral. Aquí también se destacan los logros, en especial, los 20 millones de población ocupada alcanzados en 2006. Algo, que según Taguas, "debería haberse celebrado con una fiesta nacional". Como problema, Zapatero incide en su informe en el exceso de precariedad y, por ello, una de las principales reformas en este ámbito es reducir la brecha entre contratos fijos y temporales y evitar la multiplicación de contratos para un mismo puesto.

Otros aspectos más calientes, como el acceso a la vivienda, la presión de los inmigrantes sobre servicios públicos como la sanidad o la educación o los efectos de una subida de tipos de interés sobre una mayoría de familias sobreendeudadas no se abordan como tales. Se trata de un informe sobre "asuntos a medio plazo", explican en el equipo del presidente, y "nada complaciente". Anteayer, el Banco de España lanzó al Gobierno español la advertencia de que no se duerma en los laureles.

Un compromiso a medio plazo es acercar la dotación de capital público por habitante a la media de la UE-15 en el año 2020. Y continuar con los planes y reformas en marcha sobre educación, el I+D+I, la mejora de la productividad y la competitividad. También hay un apartado sobre el exceso de regulación en el sector energético y el desarrollo sostenible.

El escenario fiscal está despejado, gracias al superávit en las cuentas públicas y el recorte de la deuda. Como temas pendientes, Taguas dejó entrever que la reforma del IRPF le ha sabido a poco -"los tipos marginales del IRPF distorsionan la actividad económica"- e incluso afirmó: "No entiendo por qué existe el impuesto del patrimonio ni el de sucesiones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de abril de 2007