Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conthe y el Consejo de la CNMV se enfrentan en una batalla sin precedentes

Solbes presiona al presidente de la Comisión de Valores para que se vaya cuanto antes

La relación del presidente de la Comisión de Valores, Manuel Conthe, con el Gobierno y con sus propios consejeros alcanzó ayer límites insostenibles. A las nueve, el vicepresidente del Gobierno Pedro Solbes dijo que había perdido la confianza en Conthe y que debía dimitir. A las doce de la mañana, el Consejo difundió una nota en la que, sin citarlo, insiste en la necesidad del cese de Conthe porque "perjudica gravemente" a la institución y reprueba su actitud. A las 14.30, Conthe respondió con dureza: no dimite aún y asegura que "la política industrial del Gobierno" va contra las normas del mercado.

Mientras los accionistas de Endesa dudan entre vender sus títulos o esperar a que sea una realidad la OPA de Enel y Acciona, continúa el terremoto político. Conthe anunció su dimisión después de intentar, en dos ocasiones, que el consejo de la CNMV sancionara a Enel y Acciona por comprar acciones antes de lanzar la OPA, algo que no hizo E.ON. Conthe ha supeditado su dimisión a comparecer en el Congreso.

Pedro Solbes, ministro de Economía, intervino ayer en la polémica para repudiar al que fuera su hombre de confianza. "Yo y el Gobierno no podemos mantener la confianza en una persona que actúa de esta forma. Lo mejor es terminar cuanto antes con esta historia y que el señor Conthe materialice su renuncia", dijo Solbes en declaraciones a la SER. En su opinión, Conthe ha provocado un "desconcierto que afecta negativamente a la CNMV" y comentó que "las causas de cese están tasadas y muy decididas, y ninguna de estas causas específicas afectan a los comportamientos que el señor Conthe ha tenido". La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, advirtió a Conthe de que no puede "cambiar la ley ni las reglas del juego".

Por mayoría

Al mediodía, el consejo de la CNMV hizo público un comunicado en el que acusó a su presidente de "perjudicar gravemente" a la institución. Por mayoría, es decir, con el previsible voto en contra del presidente, el máximo órgano de la CNMV le acusó de perjudicar al organismo con su dimisión no consumada, circunstancia que somete al supervisor "a un régimen de interinidad que compromete gravemente su formal funcionamiento".

El consejo, integrado por Conthe, el vicepresidente Carlos Arenillas, y cinco vocales, todos ellos nombrados por Economía, criticó que Conthe no haya informado a los consejeros, por lo que le acusa de no cumplir las normas que ha impuesto a las sociedades cotizadas. La mano de Conthe se refleja en el comunicado en la crítica a la información "inexacta e incompleta" difundida en los medios y con la velada acusación de que los consejeros no han respetado el secreto de las deliberaciones. A continuación, el propio consejo recuerda que podrá hacer públicas las actas y pide la vuelta a la normalidad.

Ajeno a esas peticiones, Conthe se reafirmó en su intención de comparecer ante el Congreso para explicar los motivos de su renuncia, donde además pedirá la dimisión del vicepresidente, Carlos Arenillas, sin especificar los motivos. Además, Conthe lanzó una carga de profundidad contra el Ejecutivo al decir que "cuando la política industrial entra en potencial conflicto con las normas del mercado de valores es comprensible que el punto de vista de la CNMV, de su presidente o de algunos miembros de su consejo puedan no ser del agrado del Gobierno. Por desgracia, la CNMV no puede servir a dos señores", subrayó.

Conthe reconoció que la situación es "dolorosa y produce confusión, pero puede ser muy fructífera para acrecentar la confianza en el mercado español de valores y su capacidad para atraer inversión extranjera" y que "la CNMV saldrá muy reforzada de esta catarsis". El PP dijo que el comunicado del consejo es una "guerra de familias" y "tendrían que irse todos":

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de abril de 2007