Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ROBERTO LAVAGNA | Candidato independiente a la presidencia argentina

"Kirchner va a tener problemas con España"

Es uno de los artífices de la recuperación económica argentina y fue una de las piezas clave del Gobierno de Néstor Kirchner hasta que prescindió de él, en noviembre de 2005. Roberto Lavagna (Buenos Aires, 1942) aspira a convertirse en el próximo presidente argentino y advierte de que el actual Gobierno ha tomado un rumbo equivocado en su política económica e internacional.

Pregunta. ¿A qué Kirchner prefiere de rival, al presidente o a su mujer?

Respuesta. Me es absolutamente indiferente. Nada va a cambiar, ni en términos de poder económico, ni en poder sobre la prensa.

P. ¿Es usted un candidato a la búsqueda de partido?

"El presidente tiene la intención de tipo electoral de quedarse con una parte de Repsol-YPF, por más que digan que no es así"

"El Gobierno argentino carece de relaciones internacionales. Sólo hay dos presidentes con los que se entiende: Zapatero y Chávez"

R. Lo mío es una candidatura surgida desde la sociedad. Se suponía que el año 2006 iba a ser año sabático después de casi cuatro en el Ministerio de Economía. Pero empezaron a ocurrir algunas desviaciones en la política del Gobierno. Empecé a señalar esas desviaciones y hubo una reacción de distintos sectores sociales que me fue conduciendo a esto.

P. Usted fue ministro con Kirchner ¿Qué ha cambiado en el Gobierno desde que salió de él?

R. Muchas cosas. El Estado está interviniendo como accionista minoritario en algunas empresas. La última compra es la del 20% de un puente, el puente Rosario-Victoria. ¿Qué tiene que hacer el Estado comprándole a un grupo de empresarios amigos el 20% de un puente? La intervención en Aerolíneas Argentinas, en Aeropuertos, en Aguas Argentinas, los controles de precios, una política cambiaria muy errática sobre todo en el primer semestre del año pasado. Hay una caída de la inversión. En materia institucional también han ocurrido cosas graves: la reimplantación de los poderes extraordinarios en materia presupuestaria, la modificación del Consejo de la Magistratura, de la Unidad de Información Financiera -que es la que controla el desvío de capitales al narcotráfico y al narcoterrorismo- y la toma de ciertas estructuras técnicas del Estado con funcionarios políticos.

P. ¿Cómo juzga las relaciones internacionales del Gobierno de Kirchner?

R. Hay un zigzagueo permanente. Un día se va a Nueva York a encontrarse con los inversores y al mes siguiente se le permite a un presidente de otro país que utilice a Argentina como si fuera su propio país para organizar actos. De hecho, Venezuela está dividiendo América Latina; de un lado hoy se ubican México, Brasil, Uruguay, Chile y Perú, y del otro lado Venezuela, Bolivia, quizás Ecuador y Argentina. Esta división no ayuda a tener un diálogo en serio con EE UU.

P. Y bajo la presidencia de Roberto Lavagna, ¿dónde se situará Argentina en esta polarización?

R. Claramente del otro lado, que es además la posición natural del Mercosur.

P. ¿Cree entonces que el Gobierno de Kirchner ha descuidado su política exterior?

R. Es que no tiene. Simplemente tiene dos presidentes -ni siquiera diría dos países-, con los cuales se entiende; Chávez y Zapatero. Son situaciones distintas, no los pongo al mismo nivel, pero son los únicos con los que mantiene relaciones más o menos estables. Aun así, me animo a decir que en uno de los casos va a haber problemas: con España. Porque el presidente tiene la intención de tipo electoral de quedarse con una parte de Repsol YPF por más que digan todos los días que no es así, es así. Zapatero aceptará esto o se encontrará que tiene una decepción por parte de su aliado.

P. Al final, los dos principales candidatos a la presidencia, Kirchner y usted, ¿reivindicarán cada uno por su lado la paternidad de la recuperación económica?

R. Es una manera casi mezquina de plantearlo, porque el esfuerzo mayor lo hizo la sociedad. Lo que hoy hay que discutir es si el modelo que empezó en abril de 2002, más de un año antes que asumiera el Gobierno actual, que ha dado tan buenos resultados, se va a mantener o va a empezar a desviarse como de hecho ha ocurrido en 2006. Yo quiero volver a poner el modelo económico sobre las vías originales que se habían diseñado, donde hoy hay grandes desvíos, particularmente con el Estado interviniendo mal en la economía, comprando participaciones accionariales minoritarias de empresas que de ninguna manera tienen carácter estratégico, entregándole algunas compañías que estaban privatizadas a los sindi-catos...

P. ¿Considera que los números que se están dando sobre la marcha de la economía argentina reflejan la realidad o hay un maquillaje de cifras?

R. El modelo empieza a presentar algunas grietas, pero yo creo que estamos a tiempo de evitar situaciones críticas para el 2007 o 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2007