Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Mis Primeros Clásicos

El corazón del planeta

EL PAÍS presenta mañana una adaptación para niños de la novela 'Viaje al centro de la Tierra', de Julio Verne, por 2,95 euros

Ni pasaporte, ni aduana, ni siquiera se necesita billete para emprender el increíble descenso que imaginó Julio Verne (1828-1905) en Viaje al centro de la Tierra. ¿Qué mayor aventura que bajar hasta el corazón del planeta y desenterrar la verdad que se esconde bajo la superficie? A nadie puede sorprender que el joven Axel no se lo pensara dos veces y decidiera seguir a su tío, el profesor Otto Lidenbrock, en su arriesgada expedición.

Un pergamino escrito por Arne Saknussemm, un sabio del siglo XII, les lleva hasta Islandia, donde se encuentra el volcán Sneffels, por el que habrán de descender para llegar a su meta. Junto a ellos viaja un guía local, Hans, compañero inseparable del tío y del sobrino en su periplo.

Y allí abajo, ¿hace frío o calor? ¿Hay agua? ¿Vive alguien? Otto, Axel y Hans van descubriendo un mundo insospechado según bajan por el cráter del volcán. El mismo que las coloridas ilustraciones de Inés González & Radu han plasmado en esta adaptación infantil de la novela, firmada por Nuria Ochoa.

Unas ingeniosas lámparas ayudan a la troupe del profesor a iluminar el camino y su tesón les impide desanimarse cuando constatan que el primer camino elegido es un callejón sin salida. Su determinación a seguir adelante les ayuda a hacer frente a la escasez de agua, hasta que alcanzan un paraíso arcaico y desconocido, poblado por fieras y hongos gigantescos. Un lugar intacto donde los huesos de animales prehistóricos no han sido cubiertos por la capa del tiempo.

Convertidos a estas alturas -o descensos, según se mire- en consumados exploradores, los tres curiosos viajeros no dudan en bautizar el océano que se esconde en las profundidades de la Tierra como mar Lidenbrock, y un islote que descubren en su travesía como la isla Axel. En barca o a pie, infatigables, continúan su ruta. Su último descubrimiento: que la puerta de salida al centro de la Tierra está en el mar Mediterráneo. Todo recto desde el cráter islandés se llega a la costa italiana.

Por el punto de partida y por el de llegada de esta fabulosa historia viajó el inquieto escritor, Julio Verne. Licenciado en leyes y apasionado del teatro, al llamado padre del género de la ciencia-ficción siempre le fascinó la geografía y por supuesto la aventura. En 1863 publicó la primera entrega de sus 60 Viajes extraordinarios. Una serie que escribió durante 40 años con la que ha despertado la imaginación de millones de lectores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 2007