Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Ocultaban facturas en un cajón bajo llave"

Una denuncia anónima incorporada al sumario implica a ex directivos de Terra Mítica en la trama de facturas falsas

"Miguel Navarro y Justo Valverde intentaron ocultar el coste real de construcción del parque a finales de 2000. Con este objetivo, los mencionados señores ocultaban facturas en un cajón bajo llave". Esta es una de las revelaciones que contiene una de las tres denuncias anónimas que recibió la Agencia Tributaria a finales del año pasado sobre irregularidades en el parque Terra Mítica relacionadas con la empresa pública Sociedad Parque Temático de Alicante (SPTA), ahora convertida en Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana.

Miguel Navarro era director general de Terra Mítica, y desde hace varios años es asesor de la empresa pública que gestiona la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, y Justo Valverde, ex cuñado de Eduardo Zaplana, era entonces director financiero de Terra Mítica. El denunciante apunta que "el objetivo era convencer a todas las empresas constructoras a realizar la misma operación. No todas aceptaron".

El denunciante anónimo alertó a la Agencia Tributaria de la existencia de facturas falsas y de sobrecostes ilegales, información que sirvió para abrir un procedimiento judicial nuevo sobre irregularidades en la empresa de la Generalitat valenciana y sumar documentación a la investigación judicial que ya se ocupa desde 2005 del supuesto fraude que implica a Terra Mítica. Según la denuncia, los sobrecostes alcanzaron un nivel que provocó las críticas de los propios consejeros del parque. Ante esa situación, se articuló un sistema que disimulaba el pago de esos sobrecostes.

La denuncia, a la que ha tenido acceso este periódico, es la más documentada de las tres que recibió Hacienda en un periodo de pocas semanas. No sólo explica lo que supuestamente ocurría en la construcción del parque de atracciones de Benidorm sino que ofrece gráficos y organigramas sobre cómo funcionaba la trama de empresas. Incluso, en algún momento, establece una relación de "personas clave" en el caso, entre las que incluye, además de Navarro y Valverde, a José María Arraiz, director técnico de la SPTA; a Gema Amor, entonces presidenta de esa empresa y hoy consejera del Gobierno valenciano, y al empresario Vicente Conesa, a quien se considera una figura central en la trama de Terra Mítica.

La Agencia Tributaria comprobó los datos revelados en la información anónima y desentrañó un mecanismo de pago de sobrecostes ilegales a través de la sociedad Parque Temático. Es decir, las cantidades cobradas ilegalmente, que superaban los 8,5 millones de euros, no habrían sido pagadas por la propia Terra Mítica, en cuyo accionariado hay presencia pública y privada, sino por la empresa que promovió el parque de atracciones, propiedad al cien por cien de la Generalitat valenciana.

La documentación remitida junto a las denuncias anónimas fue la base del procedimiento que el pasado enero inició el Juzgado de Instrucción número 9 de Alicante por delito fiscal, falsificación documental y malversación de fondos en la Sociedad Parque Temático. El juez, tras estudiar los documentos, decidió inhibirse en favor del Juzgado de Instrucción número 3 de Valencia, el que investiga la causa que implica directamente a Terra Mítica. El denunciante anónimo llama la atención en sus esquemas sobre las empresas del Grupo Cobra, pertenecientes a ACS, y sobre la Unión Temporal de Empresas (UTE) Terra Verd, participada por Hormigones Martínez, Lubasa, C3 Ingeniería de la Construcción y Gestión y Control. A petición de la fiscal, una vez conocidos los datos de la denuncia anónima, representantes de esas firmas están siendo llamados a declarar como testigos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de marzo de 2007