Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla defiende que la T-Sur convierta El Prat en un aeropuerto intercontinental

La Generalitat espera que Zapatero la invite a participar en el reparto de la nueva terminal

El presidente de la Generalitat, José Montilla, entró ayer de lleno y por primera vez en el debate sobre el futuro del aeropuerto de Barcelona. Lo hizo en el Parlament, para defender que El Prat se convierta en un aeropuerto de vuelos transoceánicos. Montilla pedirá hoy a José Luis Rodríguez Zapatero -en su visita a las obras de El Prat- que el Gobierno catalán participe en el reparto de la nueva Terminal Sur, aunque corresponde a AENA, "para asegurar que El Prat sea un verdadero aeropuerto intercontinental de primera y de referencia en Europa". La Generalitat confía en que Zapatero complazca esta petición.

El debate sobre el aeropuerto de El Prat se trasladó ayer al Parlament. En la sesión plenaria, Montilla señaló que el aeropuerto "es una prioridad para el Gobierno de Cataluña" y reiteró, en respuesta a distintos diputados, que su objetivo es convertir El Prat en un hub (centro de tránsito, de conexión de vuelos internos y de larga distancia) intercontinental.

Montilla aseguró que la Generalitat ejercerá todas las competencias en esta materia que prevé el Estatuto -"que no son todas las que querríamos tener", apuntó- y agregó que velará por el cumplimiento del artículo 140, sobre la gestión aeroportuaria, para que la T-Sur garantice "un verdadero hub".

En este objetivo, el consenso es generalizado. Lo que se debate es qué compañías van a crear este hub y, por tanto, a cuáles hay que favorecer en el reparto de la T-Sur (Spanair y Star Alliance o Iberia junto a Clickair, Air Nostrum y Oneworld). La Generalitat ha modulado su postura desde un primer apoyo entusiasta a Spanair hasta una actitud más neutral. Ese giro se escenificó ayer en el Parlament.

El consejero de Política Territorial y Obras Públicas (PTOP), Joaquim Nadal, no se casó con nadie. "Una aerolínea concentra la práctica totalidad de sus vuelos transoceánicos en Madrid, pero tiene el 35% del tráfico en El Prat, y la otra tiene el 19%, está creciendo y puede acabar teniendo un papel muy relevante y seguramente más competitivo, pero puede inducir a equívoco al señalar a El Prat a medio camino de ser un hub de vuelos intercontinentales, vía Francfort", apuntó. Y agregó: "El debate no es Madrid o Francfort, sino el papel de El Prat".

La batalla por la T-Sur tiene como telón de fondo el debate sobre la gestión del aeropuerto. Nadal optó por desmantelar el monopolio de AENA, el ente que gestiona los aeropuertos, y sustituirlo por un sistema territorial por el cual los aeropuertos que ganan dinero compensen a los que pierden.

El líder de CiU, Artur Mas, acusó a Montilla de carecer de modelo de gestión aeroportuaria y ferroviaria, y le propuso que el Parlament pacte una propuesta común para llevarla al Congreso de los Diputados. El PP se quedó solo pidiendo un debate monográfico sobre El Prat y ERC hizo lo propio en el Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2007