Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Informe de la ONU sobre las drogas

Dura batalla en los Andes

En la guerra contra las drogas en América del Sur, los narcotraficantes plantean una dura batalla. A pesar de los esfuerzos de erradicación del cultivo de coca en la región andina, especialmente en Colombia y Perú, los narcos son capaces de trasladar con rapidez sus operaciones y también de producir más cocaína con menos producción de hoja.

En los últimos dos años, se produjeron más de 900 toneladas de cocaína en la zona andina, una cifra que no se veía desde finales de los años noventa.

El informe de Naciones Unidas constata que en Colombia "170.000 hectáreas de coca fueron erradicadas en 2005 y otras 150.600 para septiembre de 2006". A pesar de ello, se detectó un aumento de los cultivos en las zonas fronterizas con Ecuador y Venezuela, pura selva controlada por los narcos, la guerrilla y los paramilitares.

En Perú, la erradicación no ha dado tregua a los narcos: 12.000 hectáreas menos en 2005 y 8.000 menos hasta agosto de 2006. Aun así, hace apenas unos meses, la ex ministra del Interior de Perú, Pilar Manzetti, reconoció que la producción de cocaína había subido en los últimos años. Manzetti dimitió hace unos días por un escándalo de corrupción.

En Bolivia las áreas de cultivo han crecido, pero debido a que el Gobierno ha permitido que se cultive más coca para fines medicinales.

Ecuador es el lugar donde los narcos "almacenan y distribuyen la droga hacia Europa y Norteamérica". Aparte de Ecuador, la cocaína se transporta por mar desde Venezuela, Surinam, Argentina, Brasil y Colombia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 2007