Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Holanda investiga por qué se orienta hacia la formación profesional a los hijos de inmigrantes

El ministerio holandés de Educación ordenó ayer abrir una investigación para averiguar por qué las escuelas de primaria de Amsterdam aconsejan a los alumnos de origen inmigrante que opten por la formación profesional de grado medio en la secundaria, incluso si han sacado notas altas.

Según un estudio recién publicado por el Ayuntamiento de la capital, un 28% de los niños autóctonos que obtienen en la reválida que cierra la primaria un notable o un sobresaliente (ambos sirven para matricularse en la Formación Profesional de grado Superior y el Bachillerato, respectivamente, aunque sólo el último da acceso a la universidad), son dirigidos hacia centros de menor exigencia.

Las cifras cambian para los de origen marroquí y turco. Un 41% de los primeros y un 44% de los otros, recibe un informe escolar que no refleja su auténtico rendimiento. Otro tanto sucede con un 34% de los menores con ascendencia de Surinam, la antigua colonia en el Caribe.

"Que los niños representan nuestro futuro es innegable. Ayudarles a emularse es una obligación de docentes e instituciones educativas. No se deben perpetuar las diferencias desde temprano", señalaron anoche portavoces municipales, responsables del estudio que ha originado la reacción ministerial. Titulado Informe escolar y origen étnico, del mismo se desprende que al final de la primaria pesa más la percepción que los maestros tienen del alumno y de su entorno social, que las notas mismas de la reválida. A la vista de estos datos, Educación ha decidido inspeccionar también los centros de primaria de las otras tres grandes ciudades holandesas: La Haya, Rotterdam y Utrecht. Entre las cuatro reúnen la mayoría de las escuelas denominadas negras (con un 70% o más de inmigrantes con el holandés como segunda lengua) del país.

Para el trabajo de Amsterdam, fueron comparadas las notas de 25.000 reválidas de primaria efectuadas en 2005 con sus correspondientes informes escolares. Una posible explicación del desfase aparece ya en el trabajo del consistorio, y apunta al temor de los maestros a que los alumnos abandonen una secundaria difícil. Al no tener apoyo en casa, bien por que sus familias no hablan holandés o porque carecen de estudios, se tiende a pensar que es mejor no forzar al niño.

"Lo importante es conseguir un título en lugar de caer en el saco del fracaso escolar", era la frase que resumía, desde dos escuelas con mayoría de menores inmigrantes de Amsterdam, las decisiones tomadas a la hora de guiarles hacia la formación profesional de grado medio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de febrero de 2007