Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat pide contratos-programa a las aerolíneas para estar en la T-Sur de El Prat

Iberia considera compatible estar en la nueva terminal junto a Star Alliance

La Generalitat quiere influir en el reparto de la nueva Terminal Sur del aeropuerto de El Prat y ha solicitado que las aerolíneas presenten contratos-programa de carácter vinculante que concreten sus planes de crecimiento en Barcelona para que Aena, la entidad competente, adjudique el espacio en base a estos compromisos. Iberia, que defiende su crecimiento en Barcelona a través de la participada de bajo coste Clickair, cree compatible alojarse en la nueva terminal junto a las compañías de Star Alliance, que pujan por ubicarse en la T-Sur, en contra de la opinión de otros expertos.

El secretario de Movilidad de la Generalitat, Manel Nadal, reclamó ayer que las aerolíneas que quieran alojarse en la nueva T-Sur acrediten un "contrato-programa con Cataluña", en el que se comprometan a abrir vuelos intercontinentales y apuesten por impulsar el sector aeronáutico de Barcelona con la construcción de un hangar de mantenimiento. También reclamó que la concesión pueda revisarse cada pocos años, sin concretar más. "No nos podemos casar con nadie", apuntó Nadal.

El secretario de Movilidad se expresó así en la presentación del plan de expansión de la aerolínea de bajo coste Clickair, impulsada y participada por Iberia. La compañía de vuelos baratos anunció 24 nuevas rutas desde El Prat a destinos europeos y del norte de África, de las cuales 14 son nuevas y una decena corresponde a rutas que Iberia ha dejado de operar.

La Generalitat pide concreción en las ofertas a dos meses del plazo en el que Aena ha venido diciendo que resolvería el reparto de la T-Sur, abril, en un movimiento que podría implicar retrasos en la decisión. Pero, aunque lo formule así ahora, ha tenido mucho tiempo para reclamar detalles. Por lo menos, en lo que respecta a los planes en El Prat de Star Alliance. El Gobierno catalán hace por lo menos dos años que sabe de sus intenciones de montar un centro de distribución de vuelos internacionales en Barcelona.

Los consejeros Antoni Castells y Joaquim Nadal se reunieron hace dos años con el presidente de Spanair, Gonzalo Pascual. Un encuentro en el que el empresario les contó el proyecto y pidió al Gobierno catalán que, visto que sus planes favorecían a El Prat, moviera ficha. Según fuentes empresariales, la "frustración" por la inutilidad del gesto y la ausencia de resultados llevó a Spanair y Star Alliance a montar su gran rueda de prensa dos años después "para llegar a la sociedad civil". Los empresarios han montado por su cuenta ahora una jornada académica sobre el futuro de El Prat, con ellos mismos como público, tras la que algunos sectores preferirían elaborar un breve documento en el que se exigiera un aeropuerto de primera división. Otros son reticentes a ello.

Ayer Nadal dio la bienvenida a la movilización social, pero recalcó que es la Generalitat la que influirá en la decisión de Aena.

En este sentido, el portavoz del presidente de la Generalitat, Antonio Bolaño, aseguró que el Gobierno central -Aena- no tomará ninguna decisión sobre la Terminal Sur "sin consultárselo a la Generalitat", y negó que en los contactos bilaterales el Gobierno catalán haya pedido retrasar el reparto hasta después de las municipales. Dijo que lo importante es "tener una oferta concreta de cada aerolínea, saber cuántos visitantes implicarían sus respectivas opciones y cuál sería su capacidad adquisitiva", porque la Generalitat "defenderá la operación que apuesta por el país". Montilla no tiene previsto reunirse con el presidente de Iberia, Fernando Conte, "ni con ningún otro presidente".

Iberia sostiene que canaliza su crecimiento en Barcelona a través de Clickair, que ha solicitado ubicarse en la T-Sur y espera convertirse en la primera aerolínea de El Prat en 2008. En cuanto al puente aéreo, Iberia reivindica su derecho a ubicarse en la nueva infraestructura, si bien asegura que no ha tomado una decisión oficial. Sus principales rivales en la pugna son Spanair y Lufthansa, agrupadas en Star Alliance, que piden una posición preeminente en la T-Sur. Fuentes de Iberia creen que "las dos alianzas pueden estar en la terminal".

La presencia de dos grandes alianzas en una sola terminal, no obstante, es poco habitual. Otros expertos, como el catedrático de Economía Germà Bel, tampoco lo ven viable. La expansión de Clickair, en cualquier caso, no queda supeditada a alojarse en la T-Sur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de febrero de 2007