Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin coloca al 'duro' Ivanov en el grupo de sucesores al Kremlin

Kadírov, acusado de torturas, nombrado presidente interino de Chechenia

Vladímir Putin ha decidido igualar en categoría a sus dos delfines, los precandidatos que ya compiten semioficialmente para sucederle en 2008, Dmitri Medvédev y Serguéi Ivanov. El presidente ruso ha ascendido a este último, que hasta ayer encabezaba el Ministerio de Defensa, al puesto de viceprimer ministro. Mientras tanto, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, Yuri Baluyevski, amenazó ayer con denunciar unilateralmente el Tratado de Liquidación de Misiles de Alcance Medio y Menor, firmado con EE UU.

Según ha declarado el general Baluyevski, todo dependerá de las acciones que emprenda Estados Unidos en el marco de su defensa antimisil nuclear. Ivanov, que con su nuevo nombramiento salió ayer reforzado en la carrera por la presidencia de Rusia que se resolverá en marzo del próximo año, había dicho en Múnich, la semana pasada, que ese tratado balístico es un producto de la guerra fría.

Para Ivanov el documento se ha vuelto obsoleto, ya que numerosos países cercanos a las fronteras rusas poseen ese tipo de misiles, como, por ejemplo, Corea del Norte, China, India, Irán, Israel y Pakistán, lo que, naturalmente, preocupa a Rusia. Esas palabras de Ivanov fueron el primer indicio de que Rusia se está planteando la posibilidad de volver a producir cohetes de alcance medio y menor.

Pero el verdadero motivo de las preocupaciones rusas lo dio ayer el general Baluyevski: el escudo nuclear estadounidense, y, más concretamente, la decisión de instalar radares y sistemas antimisiles en Polonia y la República Checa. Para destruir, en caso necesario, esas instalaciones, al Kremlin no le sirven los misiles intercontinentales, sino que necesita cohetes de mediano alcance. Por lo demás, como señalan los expertos, los enemigos potenciales de Rusia se encuentran en Eurasia, es decir, en la zona de alcance de esos misiles.

El INFT (siglas inglesas del Tratado de Liquidación de Misiles de Medio y Corto Alcance) fue firmado el 8 de diciembre de 1987 en Washington por los entonces presidentes de EE UU, Ronald Reagan, y de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, y entró en vigor al año siguiente, tras ser ratificado por los parlamentos de ambos países. El documento obligó a destruir a los norteamericanos y rusos sus misiles nucleares balísticos y de crucero con un alcance entre 1.000 y 5.500 kilómetros (medio) y entre 500 y 1.000 (corto). Para el 1 de junio de 1991 (el plazo establecido por el INFT) habían eliminado 2.692 cohetes (846 de EE UU y 1.846 soviéticos).

Ivanov, como nuevo primer vicejefe de Gobierno, tendrá mayores facultades. Como explicó Putin, coordinará no sólo el complejo de la industria militar, sino también algunos sectores de la economía civil. El nuevo ministro de Defensa es Anatoli Serdiukov, 45 años, que hasta ayer encabezaba el Servicio Federal de Impuestos.

El ascenso de Ivanov le permitirá competir en un plano de mayor igualdad con Medvédev en las elecciones. Según una encuesta del Centro Levada, en diciembre pasado, a favor de Medvédev estaba el 38% de los rusos, frente a un 23% a favor de Ivanov.

Por otro lado, Ramzán Kadírov, el hombre fuerte de Chechenia, al que los defensores de derechos humanos acusan de haber organizado desapariciones, asesinatos, torturas, robos y saqueos, ha sido nombrado presidente en funciones de esa sufrida república del Cáucaso del Norte ruso.

Termina así la lucha por el poder entre este ambicioso político -que en octubre pasado cumplió los 35 años, edad mínima para poder acceder al máximo puesto en esa volátil región- y Alú Aljánov, que había llegado a la presidencia de Chechenia en unas elecciones apañadas en otoño de 2004 después de la muerte, en un espectacular atentado de la guerrilla, de Ahmad Kadírov, el padre de Ramzán.

Ya durante el Gobierno de su padre, Ramzán, como jefe de la guardia presidencial, creó un auténtico ejército que se hizo famoso por sus métodos violentos. Después de la muerte de su padre, Ramzán no podía optar a reemplazarlo, ya que no contaba con la edad suficiente, por lo que el Kremlin optó por elegir a Aljánov, que era el ministro del Interior, y nombrar primer ministro al joven hombre fuerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 2007