Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sociedad de la Generalitat pagó los sobrecostes ilegales de Terra Mítica

La Agencia Tributaria destapa los desembolsos irregulares de Parque Temático de Alicante

La magnitud de los sobrecostes en Terra Mítica de Benidorm por obras nunca realizadas obligó a varios contratistas a devolver dinero al parque impulsado por la Generalitat Valenciana para evitar el escándalo. Un nuevo informe de la Agencia Tributaria señala que tres de los contratistas devolvieron a Terra Mítica más de 4,5 millones de euros por conceptos como "error en las mediciones y falta de calidad de la obra". Los contratistas recuperaron el dinero devuelto a través, supuestamente, de una empresa pública, Parque Temático de Alicante, 100% de la Generalitat, según un informe de la Agencia Tributaria.

El informe de la Agencia Tributaria es consecuencia de cuatro denuncias anónimas (tres de ellas por duplicado) remitidas por correo a Hacienda. Las denuncias incluyen fotocopias de facturas y otros documentos contables referidos a los contratos firmados por Terra Mítica con Cobra Instalaciones, Moncobra y Atil Cobra, todas ellas pertenecientes al grupo empresarial ACS.

Además se denuncian también graves irregularidades, aunque sin aportar documentación, por parte de la Unión Temporal de Empresas (UTE) Terra Verd -integrada por Luis Batalla SA, Hormigones Martínez SA y C-3, la ingeniería de Vicente Conesa, empreario imputado en la trama de facturas falsas de Terra Mítica-. Hacienda, tras haber requerido nueva documentación al parque temático, considera procedente la remisión de la denuncia a la Fiscalía al entender que han existido irregularidades.

La Agencia Tributaria constata que Terra Mítica realizó dos contratos con Atil Cobra. El primero de ellos tuvo una desviación del 72,4% y el segundo del 53%. A raíz de la reclamación del parque de atracciones por las desmesuradas desviaciones, Atil Cobra realizó un abono de 720.000 euros (120 millones de pesetas) más IVA tras reconocer "la existencia de errores en las mediciones" en una instalación de depósitos de agua e instalaciones mecánicas.

Este desembolso al parque de atracciones -que viene a coincidir con el importe de las desviaciones- se realizo antes incluso de que Atil Cobra hubiese cobrado las facturas presentadas, según constata Hacienda, y con un número de identificación fiscal que no era el suyo, sino el de la Sociedad Parque Temático de Alicante, empresa 100% de la Generalitat valenciana, que a su vez también es accionista del parque de atracciones. Además, pese al requerimiento de la Agencia Tributaria, Terra Mítica "no puede concretar" a qué facturas abonadas a Atil Cobra se referían los abonos.

Cobra Instalaciones y Servicios utilizó el mismo sistema. Primero fue contratada por Terra Mítica para instalar una montaña rusa de madera. Acto seguido se firmó un segundo contrato para modificar la atracción, al que siguió un tercero para reforzar la estructura de la montaña rusa. Finalmente, Cobra Instalaciones facturó otro monto millonario por "trabajos adicionales y administración" relacionados con el montaje de la montaña rusa. A estos contratos se añadieron otros por diferentes trabajos como vallado perimetral, pintura, electricidad, etc. Todos los trabajos se facturaron durante el año 2000.

"Falta de calidad"

A principios de 2001, y sin haber cobrado todavía por la montaña rusa de madera, Cobra Instalaciones abonó a Terra Mítica 850.000 euros. También por "error en medición y falta de calidad de obra". También, según la denuncia, con el NIF de la empresa pública de la Generalitat.

Hacienda considera verosimil la explicación del anónimo: "Según el denunciante, las críticas de los propios consejeros por los sobrecostes en el parque impulsaron a traspasar parte de los costes a la Sociedad Parque Temático de Alicante (SPTA) mediante la realización de varios contratos que justificaron esos pagos". En esas fechas, la directora general de Sociedad Parque Temático de Alicante era Gema Amor, persona de confianza de Eduardo Zaplana y actual consejera de Francisco Camps en el Gobierno valenciano.

Sin embargo, la que mayor reembolso realiza a Terra Mítica, sin haber cobrado el total de las facturas presentadas, es Moncobra SA. Casi tres millones de euros abonados a Terra Mítica por conceptos como "error de cálculo". Moncobra llega a facturar a Terra Mítica por asesorar al parque en el montaje de atracciones, cuando ya esta empresa ya había cobrado anterior por este servicio. Los abonos de las contratistas a Terra Mítica se producen en el primer trimestre de 2001 por trabajos realizados, fundamentalmente, el año anterior.

La Agencia Tributaria destaca también la similitud de los abonos de las empresas del grupo Cobra con los de la UTE Terra Verd, en la que figura una firma C-3 de Vicente Conesa. Este empresario es mencionado -en una grabación realizada por un diputado socialista- por José Herrero, imputado en la trama de facturas falsas de Terra Mítica, como la persona que cobraba comisiones ilegales con el conocimiento de Zaplana.

Mucha firma, poco control

El Gobierno valenciano, Terra Mítica y la Sociedad Parque Temático de Alicante han negado haber pagado por trabajos no realizados. El argumento es que cada factura necesitaba antes de abonarse, al menos, cuatro firmas de distintos departamentos y empresas que garantizaban que se había hecho el trabajo.

La Agencia Tributaria ha constatado, sin embargo, la existencia de cuatro facturas pagadas a Moncobra, todas con fecha 15 de febrero de 2000, con el mismo concepto de facturación y todas ellas correspondientes al mismo mes de mayo. "No se encuentra explicación lógica a la existencia de cuatro facturas del mismo periodo, la misma fecha y los mismos conceptos", dice Hacienda.

El 31 de mayo de 2000 se emite otra factura "también por la medición del mes de mayo". Y otra más, también por mayo, el 30 de junio de 2000. A partir de aquí se emite una factura cada mes. "Todas las facturas llevan varias firmas de conformidad, entre ellas las del departamento técnico". La denuncia anónima apunta a que fueron el ex director general del parque, Miguel Navarro, y el ex director de contratación, Justo Valverde, junto con Vicente Conesa, quienes impulsaron la operación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de febrero de 2007

Más información