Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Proveedores de Terra Mítica desviaron sobrecostes a una firma de la Generalitat

La presión de algunos consejeros hizo que varias empresas devolvieran parte de lo cobrado

El último informe que la inspección de la Agencia Tributaria ha remitido al juzgado que investiga la supuesta trama de facturas falsas en Terra Mítica hace constar que varias empresas proveedoras del parque devolvieron parte de lo que cobraron de más respecto de los contratos firmados pero que lo hicieron al NIF de la empresa de la Generalitat Sociedad Parque Temático de Alicante (SPTA), ahora Sociedad de Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana. Además, precisa que Vicente Conesa, principal imputado de la trama, cobró de Terra Mítica antes de firmar un contrato.

Los diez folios del último informe de Hacienda que tiene en su poder el Juzgado de Instrucción número tres de Valencia que investiga un supuesto fraude fiscal de 4,4 millones de euros en las obras de Terra Mítica, con una veintena de empresa implicadas, resume las comprobaciones realizadas por la inspección tras recibir cuatro denuncias anónimas sobre supuestas irregularidad que afectarían al parque, a la SPTA y a varias sociedades proveedoras. Una de ellas se concentra en los numerosos y elevados pagos que concretamente tres de ellas, pertenecientes al Grupo Cobra, realizaron aún teniendo pendientes cobros de Terra Mítica. Hacienda recibió la denuncia y pidió explicaciones a Terra Mítica sobre determinados abonos de los años 1999, 2000 y 2001. Cuando Terra Mítica aportó la documentación, Hacienda constató, tal como adelantó ayer EL PAÍS, que en realidad la identificación fiscal no era la del parque sino la de la SPTA, que el Juzgado de Instrucción número 9 de Alicante investiga por otro posible fraude fiscal a través de facturas falsas.

Este último informe de Hacienda sobre distintos movimientos de facturas en los que participa Terra Mítica recoge que tres mercantiles proveedoras del parque (Cobra, Atil Cobra y Moncobra) participan de las mismas circunstancias, "desviaciones importantes de lo facturado respecto de lo contratado, abonos en la misma fecha por importes relativamente importantes y motivados supuestamente por errores, de los que en los tres casos se carece de explicación suficiente". Y añade: "Se produce al menos en los dos primeros casos [Atil Cobra y Cobra] el hecho significativo de que el importe de las facturas de abonos es satisfecho por el proveedor en el acto, cuando en esas fechas y posteriores se encuentra aplazando y renegociando las deudas que con ella contrajo Terra Mítica, con anterioridad a los abonos, lo cual no deja de ser sorprendente".

El informe reproduce para el juzgado la explicación aportada por una de las denuncias anónimas: "Las críticas de los propios consejeros por los sobrecostes del parque impulsaron a traspasar parte de los costes a la SPTA mediante la realización de varios contratos que justificaron esos pagos". Y agrega que el denunciante también apunta: "El mecanismo empleado consistiría en que las empresas proveedoras de Terra Mítica le emitirían facturas de abono, transfiriéndole el importe de las mismas, a cambio de facturar dicho importe a la sociedad SPTA, que asumiría el pago".

Una de las denuncias señala que una propuesta de adjudicación de proyecto de jardinería y riego de 1998 sería falsa porque es anterior al acta de control de proyecto; que Vicente Conesa, principal imputado en la causa, era gerente de jardinería y riego para Terra Mítica y a la vez concursó en varias adjudicaciones a través de varias empresas; y que la firma C3 giró facturas falsas, hechas meses antes de tener contrato.

UN EJEMPLO

- Atil Cobra firma dos contratos con Terra Mítica: uno de equipamientos en junio de 1999 por 214.561,32 euros y otro de instalaciones mecánicas en abril de 1999 por 1.046.028,16 euros.

- La facturación del primero fue de 369.901,58 euros.

- La del segundo contrato, de 1.601.134,86 euros.

- Del primer contrato devolvió 140.785,29 euros a SPTA

- Del segundo, devolvió 579.760,53 euros, también a SPTA.

- Ambos abonos coinciden prácticamente con los desvíos sobre el precio de los contratos: 155.339,25 euros en el primero; 555.106,70 euros en el segundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de febrero de 2007

Más información