Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ecologistas ven el almacén nuclear de Zorita como la opción menos mala

De lo malo lo mejor. Así definieron ayer las principales organizaciones y partidos ecologistas el almacén de residuos radiactivos al aire libre que el Gobierno planea construir en Zorita. El almacén albergará el combustible de la central nuclear de Zorita (Guadalajara), cerrada en abril de 2006.

"El cementerio al aire libre es un mal menor, es menos peligroso que el centralizado", declaró ayer Francisco Castejón, de Ecologistas en Acción, en relación al proyecto del Gobierno de construir un almacén temporal centralizado (ATC) para los residuos, que debería construirse en 2010, pero que aún no tiene emplazamiento.

Greenpeace también califica el almacén a la intemperie como la medida "más razonable", según su presidente Juan López de Uralde. Esta organización plantea que los residuos radiactivos están mejor gestionados en almacenes dentro de las centrales, para minimizar así los riesgos de transporte y manipulación. Sin embargo, para López de Uralde lo único viable es "dejar de producir residuos" y hacer un calendario de cierre de las centrales.

Condición que Joan Herrera, diputado en el congreso de Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV), también considera "imprescindible". Para Herrera el almacén al aire libre es "el mal menor". Una medida que el Gobierno ha tenido que tomar "por su falta de política global de energía nuclear y porque no ha podido sacar adelante la propuesta del ATC".

Los Verdes consideran que esta solución "no es mala", según declaró ayer su portavoz Francisco Garrido. Este partido es contrario a gestionar residuos hasta que se plantee el cierre total de las centrales, pero están a favor de almacenar los residuos dentro de las propias centrales, como se hará en Zorita.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de febrero de 2007