Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'Babel' cobra ventaja

Los Globos de Oro, tradicional preámbulo de los Oscar, premian a la película de González Iñárritu

A pesar de ser una de las ediciones de los Globos de Oro con más premios a actores y directores no nacidos en Estados Unidos, Penélope Cruz y Pedro Almodóvar fueron desbancados en sus categorías por dos grandes personalidades de la industria del cine, Helen Mirren y Clint Eastwood. Babel y Dreamgirls se llevaron los principales galardones aunque el reconocimiento a la mejor dirección fue para Martin Scorsese por Infiltrados. En televisión, los premios fueron para House, Anatomía de grey y la versión estadounidense de Betty la fea.

Helen Mirren logra dos estatuillas por la serie de televisión Elizabeth I y la película The Queen

La ceremonia no tuvo la chispa que suele proporcionar el consumo libre de alcohol que permite la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood; esta tradición etílica suele reducir el tedio de esta gala en comparación con la ceremonia de los Oscar. No fue así, pero a cambio hubo una buena dosis de sarcasmo a lo largo de la noche.

El director de Babel, Alejandro González Iñárritu, al comprobar que el premio a la mejor película dramática se lo iba a entregar el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, puso cara de estar nervioso y le dijo: "Le juro que tengo todos mis papeles en regla". Zanjado el posible delito de inmigración, el director aceptó el premio con gratitud y con generosidad: mencionó los excelentes trabajos de sus amigos Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro y se mostró orgulloso "del cine mexicano, haciendo películas por el mundo sobre temas universales".

El acento en el inglés de González Iñárritu y Schwarzenegger se sumaba a la perfecta dicción británica de otros ganadores, como Jeremy Irons por su papel secundario en la misma producción televisiva que le dio a Helen Mirren su primer Globo, Elizabeth I. El segundo lo ganó en el cine por otro papel de monarca en The Queen, y con él dejó sin premio a Penélope Cruz, nominada por Volver.

Irons dijo que su trabajo y el de Mirren salió bien "porque el director se quitó de en medio". Otro golpe bajo, nunca mejor dicho, se lo dio el cantante Justin Timberlake a su colega Prince al ver que no estaba en la sala para recoger el premio a la mejor canción por Happy feet. Timberlake se agachó para mofarse de la corta estatura de Prince y dijo aceptar el galardón en su nombre. Prince llegó tarde por culpa del tráfico y no parecía estar de buen humor.

Hubo otros acentos extranjeros en la gala, como el francés de Alexandre Desplat, convertido en el primer no estadounidense que gana el premio a la mejor banda sonora (The painted Veil) desde Ennio Morricone. O el acento hispano de Salma Hayek, Silvio Horta y American Ferrara, premiados por la versión estadounidense de Betty la fea.

Paradójicamente, el ganador al premio a la mejor película en lengua extranjera no podía tener un acento y una presencia más estadounidense: Clint Eastwood le quitó el galardón a Pedro Almodóvar y a Guillermo del Toro con sus Cartas desde Iwo Jima, rodada en japonés.

En comedia o musical, Dreamgirls no sólo se llevó el premio principal, sino que fue la única película que recibió tres galardones en total, con los premios a la actriz Jennifer Hudson y Eddie Murphy, que agradeció a los productores haberle "convencido para trabajar gratis". Así funciona Hollywood: un papel menor puede sacar del olvido a estrellas que en su tiempo fueron enormes y que ahora están en el paro.

The Queen fue la otra única película que recogió más de un premio, con el de Mirren y el del guionista Peter Morgan. El resto estuvo repartido, con reconocimiento a Martin Scorsese por Infiltrados pero no a Leonardo DiCaprio, que aspiraba al premio al mejor actor. Fue a parar a Forest Whitaker por su interpretación del dictador africano Idi Amin en El último rey de Escocia.

El acento cinematográfico más estrafalario del año no se escuchó: Sacha Baron-Cohen habló con su inglés de Cambridge y no con la pronunciación kazaja de su álter ego, Borat, cuando recibió el premio al mejor actor de comedia. Su discurso de agradecimiento fue indiscutiblemente lo mejor de la noche para aquellos que han visto este falso documental: "Esta película me ha cambiado la vida. He visto cosas de Estados Unidos preciosas, sorprendentes y vigorosas. Pero también he visto una parte oscura y fea del país, una parte que rara vez ve la luz del día. Me refiero, por supuesto, al ano y los testículos de mi coprotagonista [con el que Cohen mantiene una pelea, los dos desnudos, por los pasillos de un hotel]. Cuando estaba en esa escena y vi esos dos Globos de Oro arrugados encima de mi barbilla, pensé: 'Espero que al menos me den un maldito premio por esto". Baron-Cohen dio después las gracias a todos los estadounidenses que todavía no han presentado una demanda contra él.

En televisión, Hugh Laurie se llevó el premio al mejor actor por el médico que interpreta en House, y el reparto de Anatomía de grey logró para esa serie el de mejor producción dramática. Kyra Sedgwick ganó el de mejor actriz por The closer y Alec Baldwin se llevó el de comedia por 30 Rock.

PRINCIPALES PREMIOS

- Mejor película: 'Babel', de González Iñárritu.

- Mejor director: Martin Scorsese por 'Infiltrados'.

- Mejor actriz: Helen Mirren por 'The Queen'.

- Mejor actor: Forest Whitaker por 'El último rey de Escocia'.

- Mejor película musical: 'Dreamgirls'.

- Mejores actriz y actor de reparto: Jennifer Hudson y Eddie Murphy por 'Dreamgirls'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de enero de 2007

Más información