Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Argentina se enfrenta a su pasado

La Triple A de López Rega

La Alianza Anticomunista Argentina, Triple A, fue una organización de extrema derecha organizada por el que fuera ministro de Bienestar Social en Argentina, José López Rega, entre los años 1973 y 1975. La subvencionó con los fondos del Ministerio que dirigía y la formó con mercenarios, agentes de los servicios de inteligencia y militares dados de baja de las fuerzas armadas por delitos comunes.

Comenzó sus actuaciones el 21 de noviembre de 1973 en represalia por un asesinato llevado a cabo por los Montoneros, movimiento guerrillero argentino. A la Triple A se la responsabiliza de unos 2.000 crímenes políticos. El objetivo de la organización era la eliminación de conocidos o sospechosos comunistas y otros políticos considerados de izquierdas.

Tras la muerte de Perón, el 1 de julio de 1974, la Triple A comenzó a publicar listas de personas a quienes pretendía asesinar. El resultado fue que buena parte de los incluidos en ellas, sobre todo intelectuales de izquierdas, salieron del país.

Las actividades de la Triple A se redujeron tras el golpe de Estado y el inicio del Gobierno militar, en marzo de 1976, cambiando la forma de los asesinatos políticos, ejecutados por diferentes organizaciones de las Fuerzas Armadas. Al volver al poder los civiles en 1983, la Triple A secuestró a Guillermo Patricio Kelly, político independiente y activista de los derechos humanos.

El líder operativo de la organización fue Aníbal Gordon, que dirigió el centro clandestino de detención conocido como automotores Orletti durante la dictadura militar. López Rega consiguió escapar de la policía española en 1976, cuando iba a ser extraditado a Argentina. En marzo de 1986 se entregó a las autoridades de EE UU en Miami. Murió en 1989 en Buenos Aires, en la cárcel.

El refugio español

España se convirtió en residencia de muchos de los ultraderechistas que sembraron el terror en Argentina desde la Triple A. En 1985, fuentes diplomáticas argentinas señalaron que eran 50 los ultraderechistas argentinos en España.

El 20 de junio de 1985 era detenido en España Raúl Guglielminetti, uno de los principales dirigentes y mano derecha de Gordon, y otros dos miembros más de la Triple A. Guglielminetti residía en un lujoso chalé de Madrid desde principios de 1984, y contó con la supuesta colaboración de algún servicio de información español. Fue extraditado a finales de ese año, y en enero de 1986 un juez argentino le puso en libertad.

El 28 de diciembre pasado, la policía detuvo en Valencia al ex subcomisario de la Policía Federal argentina Rodolfo Eduardo Almirón, de 70 años, supuesto jefe de la Triple A, cuya presencia en España se conocía desde 1983, cuando ejercía como guardaespaldas de Fraga. Está encarcelado a la espera de su extradición a Argentina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de enero de 2007