Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google volcará en la Red 380.000 libros de cinco bibliotecas catalanas

Serán digitalizados títulos en catalán y en castellano que estén libres de derechos de autor

El sueño de la gran biblioteca universal se acerca. Y Ramon Llull, los cancioneros catalanes de los siglos XIV y XV, Cervantes y Jacint Verdaguer, por ejemplo, estarán en ella después de que Google y cinco de las más grandes bibliotecas catalanas, encabezadas por la Biblioteca de Cataluña, hicieran público ayer el acuerdo por el cual Google digitalizará los fondos de estos centros que sean de dominio público y los volcará en la Red a través de su programa de búsqueda de libros. La operación pondrá a disposición de cualquier usuario unos 380.000 libros de forma gratuita.

El acuerdo engloba, amén de los fondos bibliográficos de la gran biblioteca nacional de Cataluña (que guardan piezas claves como las Homilies d'Organyà, del siglo XII), los de la Biblioteca de Montserrat (con más de 400 incunables), la Pública Episcopal del Seminario de Barcelona (con 30.000 libros sólo en su apartado de los publicados antes del siglo XX), la del Centre Excursionista de Catalunya (con 40.000 documentos sobre vida cultural y social catalana) y la del Ateneo Barcelonés (250.000 referencias). De esos fondos, se digitalizarán títulos tanto en catalán como en castellano, pero sólo aquellos que estén libres de derechos de autor (70 años después de la muerte del escritor, según la Ley de Propiedad Intelectual vigente en España). Todo ello estará accesible en la red a través del programa de búsqueda de libros de Google http://books.google.es.

Las bibliotecas catalanas se convirtieron ayer en el segundo socio no anglosajón que llega a un acuerdo con Google para su proyecto específico para bibliotecas, tras el convenio que el pasado septiembre firmó la empresa con la Universidad Complutense de Madrid. Los centros españoles se unen así a un selecto grupo del que forman parte los fondos bibliográficos de las universidades de Michigan, Harvard, Oxford, Stanford, California y la biblioteca pública de Nueva York. La empresa norteamericana también negocia con la Biblioteca del Congreso de su país.

La satisfacción generalizada fue lo único que trascendió del acuerdo porque tanto la feroz competencia que existe en el sector sobre la digitalización de libros (Microsoft prepara su proyecto) como la cantidad de iniciativas individuales y colectivas (la creación de la futura Biblioteca Digital Europea, entre ellas), así como la polémica sobre los derechos de autor, demandan sigilo. Así, Jens Redner, director del programa de búsqueda de libros de Google para Europa, Oriente Próximo y África, no quiso desvelar el coste de la operación ni el inicio de la misma. "Es una inversión de muchos millones de dólares; éste es un proyecto a largo plazo, más estratégico que comercial, pero esperamos que en dos años estén en la red los primeros libros", aseguró Redner.

Dolors Lamarca, directora de la Biblioteca de Catalunya, que coordina la participación catalana, dio una idea de las cifras de vértigo del proyecto cuando desveló que sólo su centro había calculado en 60 millones de euros la digitalización de sus fondos. El coste por página se cifra, según fuentes de la Generalitat, en 0,65 euros. "Con este acuerdo reorientaremos esa inversión y, además, estaremos en la plataforma de Google, con lo que abrimos nuestras bibliotecas a todo el mundo". Tampoco trascendió la metodología de trabajo, si bien la experiencia de la labor realizada por Google en Oxford hace prever que la empresa cree centros temporales de digitalización en Barcelona, adonde deberán trasladarse los volúmenes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 2007