Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hospitales públicos impiden a decenas de familias guardar el cordón umbilical

Sanidad reconoce que hay problemas para recogerlos y anuncia un plan de acción

Familias que intentaron guardar el cordón umbilical de sus bebés en bancos públicos denuncian que el sistema sanitario no se los admitió, ni siquiera en un caso en el que existía una recomendación médica. Las parejas critican la falta de información que recibieron de los ginecólogos y critican a Sanidad por poner trabas a la conservación privada de las células madre de cordón. Esta técnica se utiliza para el tratamiento de enfermedades de la sangre. Sanidad reconoce que la recolección de muestras ha de ser mejorada y avanza un plan que permitirá almacenar más unidades.

Hasta hace algunos años, cuando se producía un parto, el cordón umbilical era desechado por sistema. Actualmente se sabe que la sangre del cordón contiene células óptimas para la renovación de las células sanguíneas y que éstas pueden ser transplantadas en algunos pacientes con leucemias y otras enfermedades congénitas de la sangre. En una de cada cuatro ocasiones, un familiar directo del enfermo puede donar las células mediante una transfusión. La probabilidad de hallar un donante que sea compatible fuera de la familia es muy baja. Guardar esa sangre del bebé resuelve el problema de la compatibilidad. De ahí que el cordón umbilical se haya convertido en un bien preciado desde el punto de vista médico.

En España existen seis bancos públicos en Málaga, Madrid, Barcelona, Santiago de Compostela, Valencia y Tenerife. El Ministerio de Sanidad ha reconocido en varias ocasiones que la recolección de las muestras de cordón se halla todavía en una primera fase y que aún hay problemas logísticos que impiden que las familias que quieran donar el cordón puedan hacerlo.

Donación dirigida

Algunas familias son más críticas. Olga Alcántara, de 33 años, tiene una hija con fibrosis quística, una grave enfermedad genética que afecta a las vías respiratorias. Olga se sometió a un diagnóstico preimplantacional, una técnica que permite seleccionar un embrión sano para concebir un hijo de forma que el bebé que nazca sirva de donante para un trasplante de médula o de las células madre de su cordón. El neumólogo que atiende a su hija le aseguró que, por ahora, el cordón del bebé que va a tener no sirve para curar a la niña, pero le aconsejó que lo guardara. "Me dijo que era la única esperanza. Conservarlo para que, dentro de un tiempo, si las investigaciones que se estaban dando en ese campo concluían bien, pudiéramos utilizarlo", cuenta Olga.

La mujer acudió al hospital Virgen del Rocío, en Sevilla, uno de los centros autorizados por la Organización Nacional de Transplantes para recoger muestras de sangre de cordón. Pero allí Olga recibió un rotundo no por respuesta. "Me dijeron que no porque estaba prohibido guardarlo para mí misma. Pero yo lo necesito. Quizás sea la única posibilidad de que en un futuro mi hija pueda curarse", asegura.

Según las indicaciones que hace la propia Organización Nacional de Transplantes, el hospital no debió negarse a guardar el cordón. En su página web (www.ont.es), la ONT publica un listado de las preguntas más frecuentes sobre la sangre de cordón umbilical. Una de esas preguntas es: "¿Y si un especialista recomienda guardar el cordón umbilical para su posible uso por parte de otro miembro de la familia?" La respuesta de la ONT es que en esos casos el almacenamiento podrá hacerse en un banco público siempre "que haya una indicación médica". En el caso de Olga, según cuenta ella, no se le informó de que eso fuera así ni se le pidieron los informes del médico que le había recomendado guardar el cordón.

Ante la negativa del hospital, Olga decidió recurrir a los bancos privados. Dice que le gustaría guardarlo en España, pero las empresas privadas que quieren montar este tipo de centros en el país no lo tienen fácil. El Real Decreto presentado por el gobierno hace unos meses permite la existencia de los bancos privados pero pone tantos requisitos que las empresas interesadas ven difícil su implantación. Por ahora siguen mandando los cordones fuera de las fronteras españolas.

"El Ministerio no deja que las empresas privadas guarden los cordones pero a mí tampoco me deja almacenarlo en un banco público. Eso me obliga a mandarlo a un país extranjero. No lo entiendo. No estoy atentando contra la salud de nadie. Me tengo que aferrar a la única posibilidad que existe para que mi hija se salve. Si la ciencia avanza me arrepentiré toda la vida de no haberlo guardado", explica Olga.

En el caso de otras familias, el hospital les negó la donación. A. A., una mujer que quiso donar el de su hijo en el Hospital Nuestra Señora de Aranzazu, en San Sebastián, asegura que los médicos le dijeron que no era posible. "Nos sorprendió porque pensábamos que para donar nunca te ponían problemas", señala la mujer. Otra familia denuncia que los médicos del hospital de Málaga se negaron a recoger la sangre para que ellos pudieran remitirla después a un banco privado.

Un plan para enero

El Ministerio de Sanidad reconoce que el sistema de donación de sangre de cordón aún no está perfeccionado. Tan sólo hay seis bancos públicos y el transporte de cordones no es siempre posible. Hay casos de mujeres que tuvieron que recorrer varios kilómetros para dar a luz cerca de uno de estos centros y así poder conservar el cordón (Véase EL PAÍS del 4 de febrero de 2006).

La mayoría de los cordones se siguen desechando. Sin embargo, el Gobierno no considera que eso sea un gran problema. "No es razonable ni posible recoger cordones de los 400.000 niños que nacen al año", señala un portavoz del ministerio. Pese a todo España es, con 20.000 muestras almacenadas, el segundo país con más cordones por detrás de Estados Unidos, que tiene 65.000.

El ministerio anuncia un Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical para finales de enero de 2007. El proyecto tratará de resolver las deficiencias con una mejora del sistema de envíos a los distintos bancos públicos. El plan pasa también por aumentar el número de bancos y el número de muestras. Se pretende llegar a las 50.000. Ése es el número que se considera suficiente para abastecer a todos los ciudadanos.

La donación del cordón en uno de estos centros se hace bajo los principios de altruismo y anonimato, los mismos por los que se rige el Sistema Nacional de Transplantes. Sin embargo, existe la posibilidad de dirigir la donación. Es decir, una mujer con un niño enfermo puede tener un bebé para obtener células madre de cordón y utilizarlas para curar al hermano.

¿BANCO PÚBLICO O PRIVADO?

- Por ahora, si se opta por conservar las células madre de forma privada hay que mandarlas al extranjero. Los precios que ofrecen las empresas oscilan entre los 1.500 y los 2.000 euros

- En un banco público, la conservación se considera una donación, altruista y anónima. El cordón estará disponible para cualquiera que lo necesite

- En teoría, y siempre que lo prescriba un médico, se puede usar un banco público para guardar sangre de cordón destinada a un familiar enfermo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de diciembre de 2006

Más información