Salud pide un 20% más de plazas universitarias en 2007 para atajar el futuro déficit de médicos

El 37% de los 30.000 facultativos que están en activo se jubilarán entre 2015 y 2025

Entre 2015 y 2025 se jubilarán 11.390 médicos, el 37% de los que están en activo en Andalucía en la actualidad. Su salida tendrá un grave impacto en la atención sanitaria de la población si no se toman medidas para suavizarla, sobre todo en el sistema público que soportará 8.345 de estas bajas. La Consejería de Salud pedirá a las universidades que aumenten un 20% las plazas para estudiantes de Medicina a partir del próximo curso con el objetivo de mitigar la carencia de profesionales que se registrará en una década. Urología, Análisis Clínicos y Aparato Digestivo serán las especialidades más escasas.

Más información

Andalucía nunca ha tenido tantos médicos como ahora, aunque prevalezca la sensación de que existe una carencia de profesionales por el crecimiento demográfico y porque se partía de niveles bajos. Entre 1997 y 2005, la población aumentó un 8% y los médicos lo hicieron en un 14%.

Comparada con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre tasa de profesionales por países, Andalucía muestra una situación mejor que la de Alemania, Francia, Austria o Portugal, que tienen menos de 375 médicos por 100.000 habitantes, la cifra andaluza. Por encima de esta tasa se sitúan Italia, Grecia o Bélgica, que superan las cotas de los 400 profesionales.

El actual escenario no preocupa excesivamente a los responsables sanitarios, si bien reconocen que se dan carencias en algunas especialidades y, sobre todo, dificultades para cubrir plazas poco atractivas por su alejamiento de núcleos urbanos o por estar ubicadas en barrios desfavorecidos. El estudio sobre Necesidades de profesionales en la Medicina, elaborado por la Consejería de Salud y al que ha tenido acceso EL PAÍS, hace hincapié en la desequilibrada situación que se registrará en Andalucía entre 2015 y 2025 si no se toman medidas para corregir la salida masiva de médicos por mor de su jubilación.

Para entonces los facultativos que tienen ahora entre 45 y 54 años -y que representan el 37% de los más de 30.000 profesionales en activo- dejarán su actividad. De un promedio anual de jubilaciones de 379 profesionales en la próxima década (2006-15) se saltará a 1.139 en la siguiente (2016-25).

El SAS perderá 8.345 facultativos en esa década, lo que tendría un impacto notable en el sistema público si no se toman medidas para corregirlo, ya que ni el ritmo actual de alumnos matriculados en las facultades de Medicina ni las plazas MIR ofertadas cada año bastarán para cubrir esas necesidades.

Para anticiparse a esto, el estudio de Salud propone que se incrementen los profesionales que se forman en Andalucía a partir del próximo curso. Las facultades de Medicina han ofertado este año 925 plazas, un 5,12% más que las del ejercicio anterior. Este incremento es el primero que se produce tras la congelación de las plazas desde hace dos décadas, cuando se registró un alto desempleo entre los licenciados en Medicina. La respuesta a un desempleo que afectó a unos 25.000 médicos en toda España fue la limitación de plazas mediante los números clausus.

Salud, sin embargo, considera necesario que el próximo curso se aumenten las plazas en las cinco facultades andaluzas (Cádiz, Córdoba, Granada, Málaga y Sevilla) en otro 20%. Con esta medida se podría evitar que la tasa de médicos por 100.000 habitantes se desplomase y pudiese bajar de los 400 en 2025. Aumentar las plazas universitarias ha sido una medida ya adoptada en Francia, Inglaterra, Suecia, Holanda o Finlandia.

Evitar "bandazos"

José Luis Rocha, secretario general de Calidad y Modernización de la Consejería de Salud, cree que la respuesta universitaria será favorable: "No se niegan a aumentar plazas, pero los rectores piden un estudio serio sobre las necesidades y más recursos porque han adaptado sus estructuras a ese número de alumnos".

Rocha sostiene que la planificación de la formación de profesionales de la medicina debe huir de "los bandazos" y que "año tras año" deberán revisar la necesidad de profesionales en el sistema para "ajustarlo". En el estudio elaborado este año, Salud estima que las especialidades más deficitarias dentro de un decenio serán Urología, Análisis Clínicos, Cirugía General y Aparato Digestivo, Otorrinolaringología, Cirugía Pediátrica, Traumatología, Rehabilitación, Neumología, Anestesiología y Pediatría.

Para combatirlo, las autoridades sanitarias también pueden incrementar las plazas de formación de Médico Interno Residente (MIR), que se habían mantenido alrededor de las 900 anuales desde 2000 y que compensaban con creces las jubilaciones anuales de profesionales (alrededor de 400 en total, la mitad en el sistema público). Este curso ha sido el primero en el que crecen de forma sensible, hasta 963, básicamente para aumentar la formación en especialidades deficitarias.

Cirujanos operan una hernia en el hospital Virgen del Rocío en octubre de 2005.
Cirujanos operan una hernia en el hospital Virgen del Rocío en octubre de 2005.GARCÍA CORDERO

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de diciembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50