Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

EL PAÍS en Galicia, "una mirada compartida"

Personalidades de todos los ámbitos de la sociedad gallega asisten al lanzamiento de la edición

"Compromiso" fue la palabra más repetida ayer en el acto de presentación de la edición gallega de EL PAÍS, que tuvo lugar en el convento de San Francisco de Compostela. En el claustro cubierto se congregaron representantes del Gobierno autónomo, de los tres partidos presentes en el Parlamento gallego, de los sindicatos, de empresas y entidades financieras, y del mundo del cine, la televisión, el arte y la literatura. En el acto intervinieron el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño; el vicepresidente de PRISA, Ignacio Polanco; el consejero delegado del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián, y el director de EL PAÍS, Javier Moreno. Este último enunció el deseo de que la nueva edición gallega del rotativo sea "una mirada compartida".

Para Pérez Touriño, el proyecto demuestra que Galicia es un país seductor

Juan Luis Cebrián, consejero delegado del Grupo PRISA, tomó la palabra precedido de unos versos de Ramón Cabanillas y cerró su discurso haciendo suyo un deseo de Álvaro Cunqueiro. Cebrián citó en gallego y de memoria la frase que el escritor mindoniense quería como epitafio: "Aquí xace alguén que coa súa obra fixo que Galicia durase mil primaveras máis", y añadió que, con su labor, la nueva edición gallega de EL PAÍS aspira a conseguir un reto semejante.

El acto, que congregó a trescientas personalidades de la sociedad gallega en el claustro cubierto de San Francisco, fue inaugurado con el Canto de Seitura (Canto de la Siega) interpretado a la flauta por Carlos Núñez, y a continuación subieron al escenario, además de Cebrián, el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, Ignacio Polanco, vicepresidente de PRISA, Jesús Ceberio y Javier Moreno, director general y director de EL PAÍS, respectivamente, y Félix Monteira, delegado de EL PAÍS en Galicia.

El primero en intervenir, con un discurso en gallego, fue Monteira, que se comprometió a ofrecer a los lectores, cada día, un periódico "honesto, objetivo y riguroso", "abierto a todas las sensibilidades", con el que el periódico empieza a pagar su deuda con los lectores". Moreno afirmó que un diario debe ser "una mirada compartida" y que ése es, a partir de este momento, el "compromiso" de EL PAÍS. Para ello, la empresa ha creado una redacción de 25 periodistas, que será desde ahora una "ventana" de Galicia hacia el mundo y del mundo hacia Galicia.

Y, después, Touriño explicó que la llegada del rotativo a Galicia, supone que "éste es un país seductor", un país "emprendedor y dinámico, celoso de su identidad", que está "llenando las pilas para ganar en el futuro". Una Galicia que "no sólo quiere reivindicar, sino tener peso y contribuir y aportar a España".

Después de estas palabras, el gaitero Carlos Núñez y su grupo volvieron a poner música al acto (en esta ocasión, interpretaron la pieza Reels) antes del cóctel. El presidente de la Xunta entró en el claustro del Convento de San Francisco acompañado de los conselleiros de Economía, José Ramón Fernández Antonio; Política Territorial, María José Caride; y Pesca, Carmen Gallego. En la presentación de la edición gallega de EL PAÍS estuvo el delegado del Gobierno en Galicia, Manuel Ameijeiras, el presidente de la Diputación Provincial de A Coruña, Salvador Fernández Moreda, y el jefe superior de Policía de Galicia, Luis García Mañá.

Entre los representantes de instituciones se encontraba la presidenta del Parlamento gallego, Dolores Villarino, y el presidente del Consello da Cultura Galega, Ramón Villares. Al atrio del convento acudieron los responsables de las dos cajas gallegas -el director general de Caixa Galicia, José Luis Méndez, y el presidente de Caixanova, Julio Fernández Gayoso-, el delegado de Unión Fenosa en Galicia, Luis Díaz, y el responsable de Acciona en la comunidad, José María Farto.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, el vicesecretario general del PP gallego, Jesús Palmou, el secretario general de Comisiones Obreras de Galicia, Xan María Castro, el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, los ex diputados del BNG, Xosé Manuel Beiras y Camilo Nogueira; y los ex presidentes de la Xunta, Gerardo Fernández Albor y Fernando González Laxe, fueron otros de los asistentes al acto, junto a representantes del mundo de la cultura como Antón Reixa y Antón Patiño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de noviembre de 2006