Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El robo de 'Niños del carretón'

El 11-S dispara los seguros

Organizar una exposición de la envergadura de la de Pintura española: de El Greco a Picasso, con préstamos provenientes de más de 70 instituciones públicas, privadas nacionales e internacionales se ha convertido en una tarea cada vez más ardua, sobre todo desde el punto de vista económico. "Desde el 11-S las exigencias del gobierno estadounidense respecto a los préstamos de arte han aumentado y todas las obras que vienen del extranjero tienen que estar cubiertas por un seguro contra terrorismo y guerra", explica Alicia Piquer, portavoz de la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior (SEACEX), institución que junto al Museo Guggenheim se ha encargado de la organización de la muestra.

Ese seguro ha disparado los costes y disminuye la capacidad de los museos estadounidenses para organizar grandes muestras internacionales, según explicó a este diario Mimi Gaudieri, responsable de la Association of Art Museums Directors. "Cuesta más y por tanto es más difícil traer obras de fuera", dijo.

Antes del 11-S el seguro por terrorismo estaba incluido en los contratos pero en los ataques contra las Torres Gemelas se perdieron 100 millones de dólares en obras de arte, lo que llevó a las aseguradoras a eliminar automáticamente el terrorismo de sus contratos y a ponerlo como un extra a precios desorbitados.

Por ello, una muestra valorada en 80 millones de dólares que antes le habría costado a un museo 80.000 dólares se disparaba de repente hasta los 240.000.

Niños del carretón estaba asegurado en un millón de dólares. Si se tomara su precio como media toda la exposición podría estar asegurada en un mínimo de 135 millones de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de noviembre de 2006