El mundo se la juega en Nairobi

La cumbre del clima pide medidas urgentes ante los efectos inevitables del calentamiento

"Las emisiones pasadas y presentes de gases de efecto invernadero nos han conducido ya a un incremento de las temperaturas y, por tanto, se necesitarán medidas de adaptación a sus efectos", declaró Kivutha Kibwana, ministro de Medio Ambiente de Kenia y presidente de la cumbre sobre cambio climático que se inauguró ayer en Nairobi. Los delegados de los 189 países participantes abordarán además los compromisos a tomar en el futuro para evitar que el cambio climático sea especialmente brusco y catastrófico. La conferencia de Naciones Unidas, con más de 6.000 participantes, durará dos semanas.

España ha puesto en marcha un plan para hacer estudios acerca de los impactos

Más información

También el secretario general de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, organismo que convoca la cumbre, Yvo de Boer, destacó en la inauguración la importancia de que los países se preparen para las alteraciones inducidas por el calentamiento que serán cada vez más manifiestas. De Boer lanzó a los asistentes el reto de concretar actuaciones en el marco del plan a cinco años sobre impactos, vulnerabilidad y adaptación al cambio climático, nacido en la cumbre de año del clima celebrada el año pasado en Montreal (Canadá).

El planteamiento de la cumbre de Nairobi, de la que no se esperan decisiones históricas como fue la aprobación del Protocolo de Kioto en la conferencia correspondiente de 1997, pero sí avances de cara a compromisos para después del primer plazo del Protocolo de Kioto, especialmente en dos puntos: uno es la adaptación; es decir, las medidas que deben tomar los países ante los efectos del calentamiento global. El otro es la llamada mitigación; es decir, la contención de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para hacer frente al reto de la adaptación en los países más pobres, la Unión Europea propone que se cree un fondo económico de 350 millones de euros para el período 2008-2012, informa Europa Press. La subida del nivel del mar que inundará costas y territorios cultivados, la desertificación de grandes regiones, sobre todo en África, la disminución del agua potable disponible para millones de personas son algunos de los efectos del cambio climático previstos por los científicos para los que es urgente la adaptación.

Los estudios específicos sobre los efectos del calentamiento por regiones, los sectores, zonas y poblaciones más afectadas, las necesidades financieras y tecnológicas para hacer frente al problema, sobre todo en los países en vías de desarrollo, acaparan gran parte del programa de la conferencia, que se clausurará con la presencia de decenas de ministros de Medio Ambiente de todo el mundo en el último tramo de las sesiones. Kibwana destacó que el calentamiento global supone una amenaza para los objetivos de desarrollo de miles de millones de personas, las más pobres del mundo.

El reto de la adaptación es para todos los países, no sólo los en vías de desarrollo. En España se ha puesto en marcha un plan para hacer los estudios pertinentes acerca de los impactos del calentamiento en los recursos hídricos, las costas o la biodiversidad, según ha anunciado el Ministerio de Medio Ambiente.

En cuanto a la mitigación, el primer paso se recoge en el Protocolo de Kioto en forma de objetivos de control de emisiones específicos para los países desarrollados, en el plazo 2008-2012. Pero ya se está discutiendo en el ámbito de la convención sobre el futuro.

De Boer expresó ayer su confianza en que avanzarán en esta cumbre -oficialmente la 12ª Conferencia de la Partes de la convención Marco de la ONU- los trabajos iniciados por los delegados de los países mientras el pasado mayo, en una reunión extraordinaria celebrada en Bonn (Alemania), sobre el control de emisiones después de 2012. "Necesitamos un régimen futuro de cambio climático equitativo y efectivo, que nos permita estabilizar las concentraciones en la atmósfera de gases de efecto invernadero al mismo tiempo que permitan el desarrollo económico sostenible", recordó Kibwana, presidente de la cumbre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50