Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos urbanísticos

Un pueblo de Ávila con 143 habitantes planea 7.500 chalés y tres campos de golf

Castilla y León defiende el proyecto de construir en un pinar donde anida el águila imperial

Villanueva de Gómez, un pueblo de Ávila con 143 habitantes censados, planea construir 7.500 chalés y tres campos de golf en un pinar de alto valor ecológico. Según denunció ayer la Sociedad Española de Ornitología, la urbanización ha supuesto ya la tala de 10.000 pinos y de un nido del águila imperial ibérica, que por primera vez había colonizado allí. La Junta de Castilla y León y el alcalde, ambos del PP, avalan el proyecto, cuya primera fase ya cuenta con todos los permisos, pese a que supone multiplicar la población del pueblo por 150.

"La urbanización traerá 20.000 personas a un pueblo de 150", dicen los ecologistas

La Sociedad Española de Ornitología (SEO BirdLife) denunció ayer el proyecto de una urbanización en Villanueva de Gómez (Ávila), a 30 kilómetros al norte de la capital abulense y a 120 kilómetros de Madrid. Los viales para la futura urbanización se han cobrado ya más de 10.000 pinos maduros, muchos de ellos centenarios y de 20 metros de altura. La zona está situada en la ribera del río Adaja y tiene un alto valor ecológico. La primera parte del proyecto ya está aprobada. Aunque no está considerada zona de protección para las aves, allí anidan una pareja de águilas imperiales y ejemplares de milano real y milano negro. El águila imperial es el ave más amenazada de España, ya que sólo hay 350 ejemplares maduros. El corredor del Adaja es, según la SEO, fundamental para que la especie se extienda hacia el norte.

Alberto Madroño, portavoz de la organización ecologista, lamentó ayer "los efectos del proyecto urbanístico, que tiene previsto levantar 7.500 viviendas sobre 700 hectáreas, que podrá reunir a más de 20.000 personas en un pueblo que no alcanza los 150 habitantes". La urbanización, llamada La Favera, incluye también tres campos de golf, un hotel de 200 plazas, picadero cubierto y cuadras. Hace un mes comenzó la tala de unos 10.000 pinos, aunque, según Madroño, "se podía haber elegido otra zona cercana, sin vegetación".

La primera fase -que afecta a 50 hectáreas en las que se levantarán 530 viviendas- cuenta con la autorización de la Junta de Castilla y León. Está pendiente el visto bueno a los cinco sectores restantes. Uno de ellos será estudiado hoy por la Junta en la Comisión de Prevención Ambiental.

Empresa riojana

La urbanización está promovida por la empresa Inveralde Sociedad Limitada, vinculada a Urbanizadora XXI S. L., ambas con domicilio en Logroño (La Rioja). Este diario intentó ayer, sin éxito, obtener la versión de la empresa. Según fuentes próximas al caso, la empresa compró el suelo a Unión Resinera a finales de los 90 y ya estaba calificado como urbanizable.

La Junta de Castilla y León, a través del delegado territorial en Ávila, Francisco José Sánchez, aseguró ayer que este asunto obedece a "una manipulación política y mediática" que "compromete seriamente el desarrollo y bienestar de gran parte de los abulenses". Añadió que la Junta de Castilla y León defenderá la urbanización.

También afirmó que el proyecto de Villanueva de Gómez "no tiene nada que ver" con el de Las Navas del Marqués. Allí, una urbanización de 1.600 chalés y cuatro campos de golf en otro pinar de gran valor fue paralizada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León al considerar que no estaba justificada la destrucción del espacio protegido y que el proyecto no respondía al interés público. La Junta de Castilla y León se comprometió a recalificar el suelo años antes de comenzar los estudios ambientales e incluso firmó que indemnizaría al promotor si los técnicos frenaban la recalificación. El delegado de la Junta en Ávila sostuvo, ignorando la sentencia, que la única coincidencia entre los dos proyectos es que "están ajustados a derecho".

Ante este proyecto, el presidente de la Diputación de Ávila, Agustín González, pidió "no rasgarse las vestiduras" porque "en comparación con lo que se hace en otros territorios esto son microurbanizaciones". "Castilla y León posee una gran superficie forestal" y que estos proyectos no destruyen el medio ambiente, sino que suponen "una ordenación del espacio". Además, afirmó que "se ha sobredimensionado la realidad porque al mismo tiempo se reforesta en otro sitio". Subrayó que estas urbanizaciones implicarán "bienestar, infraestructuras y más puestos de trabajo" y que "pueden compaginarse con medidas correctoras y cautelares para el desarrollo y el respeto hacia el hábitat de animales que puedan vivir en ese entorno". Según González, "cualquier proyecto que un pueblo entienda que es interesante para el desarrollo será bienvenido".

Gestión del alcalde

EL PAÍS intentó ayer, sin éxito, hablar con el alcalde, José Martín. Su teniente de alcalde, Socorro Sánchez, declaró que ignora casi todo sobre el proyecto, ya que lo ha gestionado el alcalde.

El responsable de la SEO, Alberto Madroño, denuncia que la urbanización se está aprobando por fases y "no se ha hecho una evaluación ambiental de todo el conjunto, sino sector por sector, porque así es más fácil sacarlo adelante". De este modo, los impulsores pretenden "sortear la legislación ambiental".

Los viales abiertos cuentan con la aprobación de la Junta de Castilla y León. Losecologistas critican que la urbanización necesitará 632.000 metros cúbicos de agua para abastecerse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de octubre de 2006