Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del partido de Lula dimite por un caso de corrupción

São Paulo

El Partido de los Trabajadores (PT) quiso dar ayer una muestra de dureza ante la corrupción y expulsó a cinco involucrados en la compra de un informe contra opositores, además de forzar a su presidente, Ricardo Berzoini, a pedir una "licencia del cargo".

El PT tomó estas decisiones dos días antes del primer debate de la campaña para la segunda vuelta electoral que el jefe de Estado, Luiz Inácio Lula da Silva, debe disputar con el líder del conservador Partido de la Social Democracia Brasileña, Geraldo Alckmin, y varias fuentes consultadas admitieron que "todo está vinculado".

Los expulsados de forma sumaria por el partido de Lula han sido Oswaldo Bargas, Valdebran Padilha, Expedito Veloso, Jorge Lorenzetti, y Hamilton Lacerda, todos acusados por la policía de participar en el intento de compra de un informe con falsas acusaciones contra Alckmin y José Serra, gobernador electo del estado de São Paulo.

Berzoini, quien también era jefe de la campaña electoral de Lula y ya dimitió de ese cargo el pasado octubre al trascender el escándalo, se apartará de la presidencia del PT "hasta que se aclaren los hechos que involucran a miembros del partido en el intento de compra del informe".

La expulsión fue anunciada tras una reunión de la dirección nacional del PT en la que la mayoría de los miembros presionó a Berzoini a renunciar, aunque finalmente aceptó la salida con una "licencia temporal" del cargo.

Alckmin disputará la jefatura del Estado en segunda vuelta el 29 de este mes a Lula da Silva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de octubre de 2006