Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi la mitad de los docentes de la red pública trabaja con una plaza provisional para un año

Unos 6.900 profesores han participado desde julio en el proceso de adjudicación de puestos

Casi la mitad de los profesores de la red pública (en concreto, el 42%) trabaja con una plaza provisional para un año. Así, 6.874 docentes saben dónde darán clase nada más que durante un curso. Al finalizar, deberán participar en un proceso de adjudicación que les volverá a fijar un nuevo destino para otro año. El proceso de atribución de puestos para el presente curso 2006-07 se cerró a principios de septiembre con la inestabilidad laboral de cerca de la mitad de la plantilla docente. Se trata de una situación que no ha dejado de crecer en mayor o menor medida a lo largo de los últimos cursos.

La inestabilidad laboral impide a los profesores implicarse de forma adecuada en los proyectos de los centros

Durante el pasado mes de julio se realizó la adjudicación de plazas de maestros para las etapas de Infantil, Primaria y el primer ciclo de Secundaria. En esas etapas la provisionalidad se elevó hasta el 46%. En septiembre se culminó el proceso con la asignación de puestos para los profesores del segundo ciclo de Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional, conservatorios, Escuela de Arte y centros de educación permanente de adultos. En conjunto, la provisionalidad para toda la red pública asciende al 42% de la plantilla.

Esta inestabilidad impide, en muchos casos, que los docentes se impliquen de una manera más activa en sus respectivos centros, dado que cuentan con que al siguiente año probablemente no seguirán dando clase en el mismo lugar. La mayoría de ellos son funcionarios de carrera que han visto suprimidas sus plazas porque su asignatura ha perdido horas, profesionales que desempeñaban una tarea especial en comisión de servicios, interinos y sustitutos.

A pesar de que el repunte de la natalidad ha consolidado las matriculaciones en buena parte de las aulas de Educación Infantil, la provisionalidad se mantiene en unos índices muy altos año tras año. Varios factores explican esta circunstancia. Uno de ellos son los profesores que trabajan en comisión de servicios en puestos ajenos al de la plaza que tienen concedida. Ello significa que ocupan a la vez dos puestos: el de su propio colegio y el de su nuevo destino. El primero pasa así a ser desempeñado por otro docente de forma provisional.

Otra circunstancia que agrava la provisionalidad es la existencia de un alto índice de interinidad (un 35%), que se encuentra muy lejos del objetivo acordado en la mesa general de negociación de la Función Pública Vasca. En diciembre de 2004, se acordó en esa mesa que la interinidad debía reducirse al 8% para diciembre de 2007.

Comisiones Obreras, sindicato mayoritario entre los docentes de la red pública, ha elaborado un informe con el cierre del proceso de adjudicaciones en el que critica al Departamento de Educación, que encabeza Tontxu Campos, por diversas cuestiones. En primer lugar, no ha adelantado de septiembre a julio la adjudicación de plazas para el segundo ciclo de Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional. Si la elección de plazas se realizase en julio, asegura el sindicato, el conjunto del profesorado se podría marchar de vacaciones sabiendo qué va a impartir y en qué lugar va a ejercer durante el curso siguiente. CCOO lleva más de cinco años demandando este cambio en el sistema y solicitando la implantación de lo que se conoce como arreglo escolar.

De aplicarse este método, las direcciones de los centros podrían enviar a finales de mayo a Educación una previsión lo más ajustada posible del número de plazas docentes que les harían falta para el curso siguiente. Si al final del proceso se produjese alguna disfunción, ésta sería "fácil" de arreglar, señala el secretario general de la Federación de Enseñanza de CC OO en Euskadi, Javier Nogales. "De lo que se trata es de que todo el profesorado esté en los centros el 1 de septiembre sabiendo perfectamente lo que tiene que hacer y no cuando está a punto de comenzar el curso", indica.

Otro de sus planteamientos consiste en acordar un plan plurianual de empleo en el sector de la educación en el que se convoquen varias ofertas públicas de empleo para el conjunto del sistema con más de 3.000 plazas. De esta forma, se abrirá un horizonte de acceso a la condición de funcionario de carrera a los 5.756 interinos que ahora están cubriendo vacantes y se dotará a los centros de plantillas más estables. Los datos de adjudicación de plazas para este curso 2006-07 evidencian que la Oferta Pública de Empleo (OPE) convocada por Educación en 2003 tras siete años sin oposiciones no ha resuelto la provisionalidad laboral de un colectivo cuyo puesto de trabajo puede variar de un curso a otro. La consejería trabaja en estos momentos sobre la base de una nueva OPE con cerca de 1.500 plazas.

Nogales también recuerda la importancia de que se vuelquen en el próximo concurso de traslados todas las vacantes, que se incorporen a la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) todas las plazas que tengan carácter estructural y que se potencie la oferta pública en el tramo de Educación Infantil frente a los conciertos con los colegios privados.

La creación de nuevas figuras docentes y educativas y la materialización de las reducciones de jornada para mayores de 55 años son otras de las iniciativas de CCOO para reducir la provisionalidad en el sistema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de octubre de 2006