Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cambios en el Gobierno

El Gobierno crea el mando único de policía y Guardia Civil y destituye al jefe antiterrorista

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, acometió ayer una reforma histórica en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado al nombrar un mando único para la Policía Nacional y la Guardia Civil, una promesa electoral del PSOE que parecía enterrada hace más de un año con la creación del Centro Ejecutivo del Mando Unificado de las Fuerzas de Seguridad.

Por primera vez en la historia de España una sola persona dirigirá los dos cuerpos de seguridad con 123.000 agentes a su cargo. Será Joan Mesquida, ex consejero de Hacienda en Baleares, recién nombrado director general de la Guardia Civil, que ahora también será director general de la Policía, en sustitución de Victor García.

El director general del instituto armado, Joan Mesquida, se hace cargo de los dos cuerpos de seguridad con 123.000 agentes

Rubalcaba sustituye al comisario general de Información, Telesforo Rubio, el cargo policial más atacado por el PP

Interior sostiene que la reestructuración aumentará la coordinación y la eficacia en la lucha contra el terrorismo y el crimen

De paso, el ministro aprovechó la amplia reestructuración de su departamento para prescindir, en pleno proceso para el fin de ETA, del jefe policial de la lucha antiterrorista, el comisario general de Información, Telesforo Rubio, que será sustituido por Miguel Valverde, comisario que ahora ocupaba el cargo de director del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista.

Telesforo Rubio ha sido durante estos dos años y medio la diana elegida por el PP para descalificar la investigación del 11-M -pese a que la parte principal de ese trabajo no le correspondió a él- y poner bajo sospecha la gestión policial en relación con la banda terrorista ETA por un chivatazo de un agente a un etarra que investiga la Audiencia Nacional y que no ha aportado ninguna prueba que implique al comisario general de Información.

El ministro del Interior negó tajantemente que la decisión adoptada tuviera algo que ver con las denuncias hechas por el PP sobre la investigación del 11-M y puso como prueba que Rubio ha ascendido al ser designado subdirector y pasar del nivel 29 al 30 en la escala de la función pública. "Es verdad que es una comisaría de 24 horas sobre 24 horas y es cierto que ha cumplido muy bien su trabajo. Hemos llegado hasta aquí en todas las investigaciones por su trabajo y es verdad que hace falta ahora meterle un empuje nuevo. Esa es la razón y no otra. Si tuviera alguna queja por su trabajo, no lo ascendería", declaró Rubalcaba.

El ministro atribuyó el relevo de Rubio a su cansancio, pero otras fuentes apuntan que en la Comisaría General de Información "existían algunas tensiones, sobre todo en la información del País Vasco".

Bajo el mandato de Rubio fue detenido el jefe de ETA Mikel Antza y fueron desarticuladas varias células de terroristas islamistas que planeaban atentar en España. El ministro Alfredo Pérez Rubalcaba aseguró ayer que los cambios pretendían "aumentar la eficacia en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia organizada y la inmigración ilegal". La creación del mando único para Policía y Guardia Civil persigue, según Rubalcaba, "mejorar la coordinación de los dos grandes cuerpos de seguridad". El ministro aclaró que la unidad del mando no afectará a las competencias y a la naturaleza de cada cuerpo, de modo que la Guardia Civil seguirá siendo militar.

La reestructuración también implica el ascenso de los subdirectores adjuntos operativos a directores adjuntos operativos, cargos que ostentarán Miguel Ángel Fernández Chico, por la Policía, y el general José García Varela, por la Guardia Civil. "Con ello se refuerza la profesionalidad de los mandos de ambos cuerpos y se crea un mando único de coordinación política".

El Consejo de Ministros creó ayer también el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO), cuyo fin es garantizar la coordinación operativa de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el desarrollo de inteligencia estratégica conjunta en la lucha contra el crimen organizado.

La restructuración de Interior también se ha ocupado del problema de la inmigración irregular al crear la Dirección General de Relaciones Internacionales y Extranjería, con la que pretende reforzar la presencia internacional del ministerio en la lucha contra la llegada ilegal de extranjeros a España. Este departamento estará dirigido por Arturo Avello y dependerá del Secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho. Rubalcaba destacó que el objetivo de esta nueva dirección general es "dar al área de extranjería más nivel político y lograr que España esté más presente en todos los foros internacionales en los que se habla de inmigración ilegal". El comisario general de Extranjería, José Ignacio Araujo, también ha sido sustituido (y ascendido). En su lugar fue nombrado Felipe Hernández.

Otra nueva dirección general que creó el Gobierno fue la de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, cuyo titular será José Manuel Rodríguez Uribes, y que unificará las unidades existentes en la Administración para atender este colectivo. El Alto Comisionado, creado en diciembre de 2004, bajo la dirección de Gregorio Peces-Barba, dependiente del Ministerio de Presidencia, fue disuelto ayer.

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias se adscribe a la Secretaria de Estado de Seguridad, lo que permite que este departamento "tenga bajo su mando los dos elementos de la política contra la delincuencia, la persecución y el encarcelamiento", señaló Rubalcaba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de septiembre de 2006