Cambios en el Gobierno

El PP ve un escándalo unificar ambos cuerpos mientras se negocia con ETA

El PP dedicó ayer una avalancha de descalificaciones a la decisión del Gobierno de crear un mando único para la policía y la Guardia Civil. "Vivimos tiempos muy complicados para la seguridad de este país", afirmó Ignacio Astarloa, secretario de justicia e interior del PP, para proclamar que es "inconcebible que se dé este golpe de mano monstruoso al modelo policial, con nocturnidad, de forma unilateral y sin contar con nadie, mientras se está en medio de un proceso de negociación con ETA".

Astarloa se preguntó si esta reforma intenta "encubrir los escándalos en las fuerzas de seguridad" y envolver en ella la destitución del comisario general de Información, Telesforo Rubio, y el director de la Policía, Víctor García Hidalgo. La portavoz adjunta del PP en el Congreso, Ana Torme, lo afirmó: "Es una operación que, bajo el paraguas de una remodelación, pretende acabar con todos los responsables de la investigación del atentado del 11-M y salir al paso de escándalos" que afectarían a Telesforo Rubio, como el "chivatazo" policial que ahora investiga el juez Baltasar Garzón.

Los sindicatos policiales y de la Guardia Civil dieron diversas valoraciones a la medida. El SUP la aplaudió. La Asociación Unificada de la Guardia Civil dijo que podría ser una buena noticia "si lleva parejo que los guardias civiles dejan de ser militares y pasan a ser policías". La Confederación Española de Policía (CEP) tildó la medida de "barbaridad" y dijo que lo único positivo era la destitución de García Hidalgo por ser un director "politizado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de septiembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50