Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Royal Caribbean condiciona la compra de Pullmantur a que se retire de Cuba

El gigante estadounidense pagará 430 millones y asumirá la deuda del 'touroperador' español

Royal Caribbean, el segundo mayor operador mundial de cruceros, ha firmado la compra de Pullmantur por 430 millones de euros y asumirá la deuda de 270 millones del touroperador español. La empresa estadounidense pretende cerrar la operación, sujeta a la aprobación de las autoridades bursátiles estadounidenses, antes de fin de año. La compañía de Gonzalo Pascual (presidente también de Spanair) y Gerardo Díaz tendrá antes que dejar de operar en Cuba para cumplir la Ley Helms-Burton sobre el bloqueo económico de la isla caribeña.

En la compra de Pullmantur, hasta ahora integrada en el grupo Marsans, Royal Caribbean ve una "magnífica oportunidad estratégica" para aumentar su presencia en los mercados de Europa y Latinoamérica, según explica su presidente, Richard D. Fain. "Ya hemos hecho incursiones significativas en esas regiones a través de las marcas Royal Caribbean y Celebrity Cruises", de modo que Pullmantur, que se mantendrá como marca independiente, permitirá "acelerar el crecimiento" en esos mercados, añade Fain.

Con respecto a Cuba, el comunicado de la empresa es muy claro: "Como parte de la transacción, Pullmantur suspenderá definitivamente todas las actividades turísticas relacionadas con Cuba antes del cierre de esa operación".

Royal Caribbean resta importancia a la retirada de Cuba, ya que considera que el grueso de las operaciones en el Caribe se refieren a México y República Dominicana y que los cruceros de Pullmantur sólo tienen una parada en La Habana.

Ofertas en Cuba

En realidad, sin embargo, la información que se desprende de la página web de Pullmantur es otra. Según las ofertas que había ayer disponibles, los diferentes cruceros Joyas del Caribe y Sueños del Caribe, programados hasta abril de 2007, tienen Cuba como principal base de operaciones. Es el único país en el que hay dos paradas (La Habana e isla Paraíso) y, en algunos de los itinerarios, Cuba absorbe más de la mitad del programa. Además, Pullmantur comercializa paquetes turísticos en la isla con estancias en La Habana y Varadero o La Habana y Cayo Coco, entre otros.

El director general de Pullmantur, Alfonso López Pérez, explica que la alianza con Royal Caribbean es "un audaz movimiento estratégico" y una "excelente oportunidad" de alinearse con "una de las mayores y más exitosas compañías del sector de viajes".

Royal Caribbean posee 29 barcos, con capacidad para 63.200 pasajeros, y 38.870 empleados frente a cinco naves en la flota de Pullmantur (todas con bandera de Malta). El touroperador español tiene tres aviones Boeing 747, que dedica fundamentalmente al traslado de los compradores de sus paquetes vacacionales, y 2.600 trabajadores.

Royal Caribbean tiene previsto recibir otros seis barcos hasta 2009, y es posible que dedique algunos de sus navíos a operaciones bajo la marca Pullmantur.

El touroperador español, que se dedica básicamente a cruceros por el norte de Europa, el Mediterráneo y el Caribe, además de otros paquetes turísticos, perdió el año pasado 1,06 millones de euros, según las cuentas individuales entregadas en el Registro Mercantil, si bien el grupo sería de 321.000 euros de beneficio consolidado, según la misma fuente.

Salvedades en las cuentas

El auditor, sin embargo, no da por buenas esas cuentas. En opinión de Deloitte, debería haberse restado del balance el valor del buque SS Pacific, propiedad de Pullmantur Shipping, que está alquilado a otra sociedad, con opción a compra. Según los principios contables, debería haberse registrado "una provisión por importe de 3,87 millones de euros".

Sobre el impacto de la compra de Pullmantur en los resultados de Royal Caribbean, la empresa estadounidense con sede en Miami considera que dependerá de cuándo se finalice la operación, pero añade que dado que el cuarto trimestre del año es el más débil para Pullmantur tradicionalmente, es probable que ese impacto sea negativo.

"El acuerdo permite a Royal Caribbean desarrollar una nueva marca europea para competir" con Costa Cruceros, la marca de Carnival, que es el primer operador de cruceros del mundo, opina Nigel Parsons, analista de Evolution Securities citado por la agencia Bloomberg.

La compra de Pullmantur por Royal Caribbean dio ayer un impulso a las acciones del gigante estadounidense, que cerraron la sesión con una subida del 7,87% en la Bolsa de Nueva York, hasta 36,48 dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de septiembre de 2006