Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:BEBER

Frescos blancos de Rueda

El triunfo de la uva verdejo en una zona en alza

Los blancos españoles tienen todavía pendiente alcanzar el nivel conseguido por n

uestros mejores tintos. Sin embargo, al calor de una mayor demanda, y como consecuencia de la riqueza varietal de España, el panorama comienza a cambiar a buen ritmo. El mejor ejemplo son los vinos de Rueda, una denominación de origen donde los blancos, particularmente los elaborados con la personalísima uva verdejo, nunca tuvieron el trato vitivinícola y la consideración comercial debidos a las inmensas posibilidades de calidad que zona y varietal tienen. Arrastraron durante décadas fama de asilvestrados, acerbos y bastos. Y su producción se dilapidó en rancios y graneles, cuando no en destilados.

Y, sin embargo, qué magnífica tierra ésta para la uva verdejo. Histórica Rueda, donde la cepa autóctona, asentada durante siglos, se aferra al terruño, hunde sus raíces en los suelos arenosos cubiertos de cantos rodados, y la uva reconoce y expresa el medio natural que la cobija para ganar el paisaje organoléptico que caracterizará sus vinos...

Pero aquí el blanco no se hizo rentable hasta que ganó en aromas con la llegada providencial del varietal francés sauvignon blanc. Entonces redescubrió la importancia de un cultivo no sólo respetuoso con la naturaleza, sino riguroso en sus planteamientos vitivinícolas, se abrazó al roble para ganar en complejidad y consistencia. Y demostró que era la zona de calidad que se suponía.

Hoy en Rueda existe una generación de blancos, con una u otra uva, o con las dos juntas, que se están convirtiendo en los mejores del país. Vinos que atesoran fulgores de viejo sol castellano. Ésta es tan sólo una pequeña muestra. Pero hay más, muchos más, cuyo descubrimiento puede convertirse en una fresca y gozosa experiencia estival.

CANTOSAN 2005

Los Curros. Rueda

(Valladolid). 983 86 80 97.

DO: Rueda.

Tipo: blanco, 12,5%.

Cepas: verdejo.

Precio: 3,60 euros.

Puntuación: 8,3/10.

Un pionero que se mantiene en primera línea por su intenso aroma, rico en matices frutosos (piña, pomelo) y notas florales con un toque de menta. Buena boca, equilibrada y potente, que satisface sin cansar.

MARTIVILLÍ 2005

Ángel Lorenzo Cachazo.

Pozaldez (Valladolid).

Teléfono 983 82 24 81.

Tipo: blanco, 12,5%.

Cepas: verdejo.

DO: Rueda. Precio: 5.

Puntuación: 8,3/10.

Aromas frescos a fruta carnosa; matices cítricos, y fondo de heno. El paladar es amplio, graso, ligeramente acídulo, largo, con ese final ensoñadoramente herbáceo que es su mayor y mejor seña de identidad.

FINCA LA COLINA 2005

Vinos Sanz. Rueda

(Valladolid). 983 86 81 00.

Tipo: blanco, 13%.

Cepas: sauvignon blanc.

DO: Rueda. Precio: 7 euros.

Puntuación: 8,7/10.

Perfil aromático muy limpio, notas de fruta tropical matizadas por perfumes florales. El más corpulento de los sauvignon blanc españoles; amplitud, paladar suave, casi graso; final agradablemente persistente.

JOSÉ PARIENTE 2005

Dos Victorias. San Román

de Hornija (Valladolid).

Teléfono 983 78 40 29.

DO: Rueda. Tipo: blanco,

12,5%. Cepas: verdejo.

Precio: 8,50 euros.

Puntuación: 8,9/10.

Aromas con finos matices herbáceos, recuerdos a lías y hollejo macerado, fondo de tierra y humus. En boca destaca la frutosidad viva, envuelta en sensaciones golosas que evolucionan hacia un final amargo.

MARQUÉS DE RISCAL 2005

Vinos Blancos de Castilla.

Rueda (Valladolid).

983 86 80 83. DO: Rueda.

Tipo: blanco, 13,4%.

Cepas: verdejo. Precio:

5,20. Puntuación: 8,6/10.

Intensa gama de aromas frutales (mango, piña) y florales, con un fino matiz herbáceo, y recuerdos elegantes de lías finas. Es untuoso, fresco, muy varietal, mostrando en boca una gran armonía y equilibrio.

NIEVA PIE FRANCO 2005

Viñedos de Nieva. Nieva (Segovia). 921 59 46 28.

DO: Rueda. Tipo: blanco, 12,5%. Cepas: verdejo.

Precio: 7 euros.

Puntuación: 8,8/10.

Aromas limpios de fruta carnosa (melocotón, pera, papaya) que se funden con la frescura de hierbas aromáticas; fondo de pedernal que sumerge en ensoñaciones campestres. Boca equilibrada, sabrosa y viva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de agosto de 2006

Más información