Entrevista:CATALUÑA EMERGENTE | Jordi Cami

"Los políticos han asumido el reto de apoyar la investigación"

Jordi Camí (Terrassa, 1952), médico y catedrático de Farmacología, dirige el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona, proyecto en el que ha estado implicado desde su fase más embrionaria. En paralelo, lideró la puesta en marcha de los Estudios de Biología Humana de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Durante más de 20 años y hasta hace uno y medio ha dirigido el Instituto Municipal de Investigación Médica de Barcelona.

Pregunta. Ya se hablaba del Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB) antes de 1992.

Respuesta. Cierto, pero entonces no imaginábamos cuál sería su envergadura. Y ésta es una buena noticia, ya que el PRBB se ha concebido muy ligado a proyectos más recientes y, por lo tanto, algunos de sus ámbitos de investigación son punteros.

P. ¿Cómo lo definiría?

R. Como una infraestructura centrada en la investigación en Ciencias de la Salud, que contiene seis centros públicos y distintas plataformas tecnológicas, y se encuentra fuertemente vinculada al Hospital del Mar de Barcelona.

P. ¿Cuál es su principal objetivo?

R. Además de producir conocimiento, favorecer al máximo la transferencia de tecnología hacia el mundo empresarial. De hecho, ya existen planes para que haya espacios cercanos que acojan empresas, incluidas las que surgen del propio PRBB. Otra meta es acortar el tiempo existente entre la formulación de preguntas y la obtención de respuestas mediante la práctica clínica.

P. ¿Aquí se generan oportunidades de negocio?

R. Sí, tanto las que surgen del PRBB como las que aprovechan las empresas farmacéuticas que tienen observadores en el Parque de Investigación Biomédica para detectar ideas que puedan interesarles. Hace un par de meses, un bioinformático puso en marcha su propio negocio y nosotros le ayudamos a preparar su plan de empresa y a encontrar capital. El investigador, que no suele tener ninguna experiencia empresarial, necesita que se le apoye y acompañe.

P. Su modelo no es habitual ni en Cataluña ni en España. ¿Cuáles son sus referentes?

R. Centros específicos de Estados Unidos y Europa, por ejemplo, en Oxford, Cambridge y Estocolmo. La tendencia actual es la concentración de la vida académica para atraer al mundo de la empresa y tener masa crítica alrededor de las universidades. En nuestro caso, además, es fantástico contar con un hospital al lado.

P. ¿Su baza más innovadora es el acercamiento entre universidad y empresa?

R. Sí, pero también la apuesta por la interrelación entre todos nuestros centros y, por consiguiente, entre todo su personal científico para aprovechar sinergias. Nuestra prioridad es crear un buen ambiente y, para ello, hemos planificado con mucho cariño todos los posibles puntos de encuentro, como el restaurante y las terrazas. Además, el edificio, atractivo y agradable, lo pone fácil.

P. ¿Sus investigadores son referentes en algún campo?

R. Tenemos algunos grupos muy competitivos que hacen ciencia comparable a otros del resto del mundo. Por ejemplo, en las últimas semanas, tres de ellos han publicado trabajos en las mejores revistas científicas. Y queremos estar en la línea de salida de algunos temas, como el de las células madre, y hacer investigación de actualidad. Para ello contamos con los talentos del futuro, gente joven cuya media de edad es de unos 35 años.

P. A lo largo de todos estos años, ¿cómo ha sido su relación con la Administración?

R. Al principio, no entendían demasiado este proyecto, que, después de 1992, en que coincidió con una crisis económica muy importante, se congeló durante unos cuantos años. No ha sido nada fácil pero, al final, nos hemos sentido acompañados y el PRBB ha conseguido ser emblemático incluso para las administraciones publicas, que lo encontró planificado y lo ha acabado haciendo suyo. Creo que ahora se reconoce que éste es un modelo repetible y muy rentable. Los políticos han acabado asumiendo el reto de apoyar la investigación y la innovación como elementos estratégicos para mantener el grado de bienestar conseguido. Hace un par de legislaturas esta asunción era muy retórica, pero ahora se empieza a ver un compromiso mucho más interiorizado. Sin ir más lejos, el Gobierno de Zapatero está aumentando de forma clara los recursos dirigidos a la investigación.

P. ¿El inicio de un cambio a mejor para los investigadores?

R. Justo el inicio. Por poner un ejemplo exagerado: el día en que se decida no invertir en una estructura viaria y destinar ese dinero a una infraestructura científica la toma de decisiones habrá asumido totalmente el reto. Una parte de las infraestructuras que se construyen responden a un modelo poco sostenible.

P. En este sentido, ¿cómo considera un posible cambio de signo político?

R. Los cambios de Gobierno siempre tienen un coste para todo y para todos. Nosotros más de una vez hemos pedido un pacto para la ciencia, como se ha hecho en otros ámbitos, para que quedase al margen de los legítimos cambios. El mundo de la investigación necesita, además de recursos, estabilidad y continuidad.

DATOS

- El Parque de Investigación Biomédica de Barcelona es una iniciativa de la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona y la Universidad Pompeu Fabra.

- Reúne, entre otros centros, el Instituto Municipal de Investigación Médica de Barcelona, el Centro de Regulación Genómica, el Centro de Medicina Regenerativa y el Instituto de Tecnología Avanzada.

- Un total de 150 personas, de 30 nacionalidades, trabajan en el Parque y a finales de año llegarán al millar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 17 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50